Foto: Imagen de archivo referencial

En octubre de 2016 Mejillones celebraba la derrota de Marcelino Carvajal (PPD), un caudillo local apodado como el «Sheriff» y que completó 24 años en el cargo de alcalde. Todo un récord, pero que provocó un desgaste en su figura, lo que finalmente le costó la elección.

El ganador de las elecciones municipales fue Sergio Vega, quien se postuló como independiente en la lista de la derecha. Sin embargo, encontró apoyo de distintos sectores políticos, incluso de izquierda, quienes vieron en su opción la posibilidad de dejar atrás las más de dos décadas de una alcaldía autoritaria y personalista.

Pero tal parece que esa alianza ciudadana transversal que lo llevó al triunfo en la comuna portuaria ha quedado atrás. Con el paso de los meses, Vega demostró que de independiente no tiene casi nada, mostrándose abiertamente como un político de derecha, de confianza de la diputada Paulina Núñez y con una escasa capacidad de innovar y generar una cartera de proyectos atractiva para su comuna.

Esto ha abierto el espacio para el posible regreso de Marcelino Carvajal, un «viejo político», quien confirmó sus intenciones a página completa en El Mercurio de Antofagasta. El ex edil cuenta con muchas redes y con el beneplácito de grandes empresas a las que siempre apoyó desde la alcaldía. Además, siempre se caracterizó por ser un político pro termoeléctricas y en medio del debate sobre los graves efectos de la contaminación y el cambio climático, su postura no ha cambiado.

Por otro lado, Vega no cambió sustancialmente la visión que ha tenido históricamente el municipio de Mejillones en materia ambiental, desaprovechando la oportunidad histórica de pensar en un desarrollo sustentable para la comuna.

Así las cosas, tal parece que el candidato de Paulina Núñez en Mejillones se aleja de la reelección, bajo la sombra del ex alcalde Carvajal y con el escenario abierto ante la posibilidad de la irrupción de nuevos liderazgos.

En una comuna con una biodiversidad marina reconocida mundialmente, pero amenazada por décadas de contaminación sin límite, voces como las de la dirigenta ambiental María Brevis se abren camino y podrían dar más de una sorpresa en octubre de 2020. Como la alta votación que obtuvo el 2016 como candidata a concejala. La última palabra la tienen los mejilloninos y las mejilloninas.

2 Comentarios

  1. Creo que el texto expresado por este medio tiene un argumento populista y no representa el sentir del Mejillonino común y corriente amante de su tierra ;si bien es cierto que en el aspecto ambiental los avances no son significativos, también es cierto que el tiempo transcurrido es muy poco si se compara con el alcalde anterior y creo personalmente que 4 años más seria un tiempo prudente para poder hacer reales evaluaciones. Lo que está claro es que por ningún motivo de puede volver atrás y darle una nueva oportunidad a la persona que encabezó el asesinato ambiental de nuestra costa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here