Hasta el 5 de septiembre, en el Muelle Histórico de Antofagasta, estarán en exhibición las obras de los creadores seleccionados de entre 226 propuestas de 32 países de América del Norte y Sur, África, Europa y Asia, ganadores de la Convocatoria Internacional de SACO8 Festival de Arte Contemporáneo.

Regionalista.cl conversó con Marcos Temoche, artista venezolano autor de «Any Where», una obra que trabaja la sensación de incertidumbre, aludiendo al exilio y a la migración a través de la puesta en escena de carpas con los colores de las banderas latinoamericanas en línea recta, con un maniquí vestido en cada carpa, con medio cuerpo afuera.

¿Cual es el objetivo de esta obra y qué buscas provocar en las personas?

La obra que estoy mostrando es «Any Where», en cualquier lugar. Creo en el poder del arte como un gesto poético, un gesto poderoso que puede generar reflexión y poner en evidencia cuestionamientos que forman parte de nuestra sociedad y generar un proceso de sensibilización a través del contacto directo con la obra.

¿Qué te inspiró?

La pieza la desarrollo desde un proceso íntimo, mi propio exilio en el Perú en estos últimos 4 años. Gracias a Dios también soy peruano. Lo que uno siente al salir es muy fuerte. Y esta pieza sale como resultado de ese proceso personal. Desarrollo unos bosquejos en Lima y otra latitudes y aquí en Saco pretendo hacer esta obra en específico. Aquí aplico un desarrollo cromático para borrar las limitaciones de fronteras. Podemos encontrar colores que arman la bandera de México, pero al mismo tiempo la bandera de Italia. La bandera de Venezuela, pero al mismo tiempo de Colombia y Ecuador. Entonces, es una forma, a través del color y los dispositivo artísticos, para borrar las líneas imaginarias que generan este tipo de situaciones. Esto evidencia que la unión es más fácil. La separación es simplemente una excusa para generar conflicto.

¿Qué te parece el revuelo que provocó la itinerancia de esta obra cuando se instaló frente a las oficinas de extranjería en Antofagasta?

La pieza buscamos moverla a varios espacios y creímos muy pertinente ponerla en Inmigraciones, como un proceso de reflexión, no buscar un escándalo. Lo que buscábamos era sensibilizar a la población de alguna manera. Y usar ese material pedagógico para también sensibilizar en otros aspectos y en otros lugares. Creo que lo que ocurrió demuestra cómo podemos ser fácilmente manipulados. Hay que tener mucho cuidado de qué manera recibimos la información y cómo la tomamos, ya que por defender supuestos espacios, pudiéramos generar mucho daño sin saber que no estamos obedeciendo a nosotros mismos. Tenemos que pensar por nuestros propios medios y darnos cuenta que somos parte del otro. Nuestras raíces naturales están llenas de inmigrantes. Somos una sangre mezclada. No tenemos que defender suelos si no abrir espacios.

Somos todos hermanos finalmente…

Somos hermanos. Y esta pieza lo que busca es generar eso. Abrir los puentes, sensibilizarnos. Mi obra es quizás algo ínfimo para lo que está pasando en las fronteras del mundo. Y eso es algo muy importante. No hay que estar de espaldas. Aquí hay una gran responsabilidad: No estar de espaldas ante estas situaciones. Y a pesar de que no todo mi trabajo gira en torno a eso, toda mi obra tiene algún elemento importante para apostar a esto.

¿Qué te parece el desalojo del campamento Frei Bonn en Calama? 

Yo creo que es muy importante, al momento en que ocurren estos hechos, generar un poder de reflexión y hacer que la gente se dé cuenta que no podemos defender poderes o ideales que no vayan más allá de la humanidad. Primero hay que ponerse a pensar. Lo que queremos es vivir. Buscamos un estado de vida óptima. Y ese maltrato, creo que al final nos hace ver que tenemos mucho por aprender.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here