Un equipo de voluntarios y socios de Corporación Proa, junto a la empresa colaboradora CBB, llevaron a cabo una nueva edición de la tradicional restauración de la Mano del Desierto, escultura ubicada a 75 kilómetros de Antofagasta, y que este año sufrió daños ocasionados por terceros que hicieron indispensable una mantención completa.

Si bien la estructura de 11 metros de alto presenta frecuentemente daños, como rayados y otras consecuencias del mal uso, este año, durante marzo, desconocidos pintaron de color marrón la mitad de la obra, alterando el color original que se había mantenido hasta entonces con una mezcla de agua, cemento y tierra de color a base de pigmento.

En la actividad destacó el trabajo de personal de la empresa CBB, quienes acudieron con implementos para hermosear el atractivo turístico de la ciudad.

En ese contexto, Pedro Ramírez, personal de Mantención de CBB, indicó que “hace más de dos años estamos cooperando con los voluntarios y socios de la Corporación Proa para mantener limpio y en buen estado esta escultura”.

Próxima restauración

Para mantener la limpieza de la estructura y sus alrededores, Corporación Proa está agendando una nueva fecha de restauración de la Mano del Desierto, con la finalidad de tener en buen estado el atractivo turístico de la Ruta 5 Panamericana.

«Cada año realizamos dos jornadas de limpieza y mantenimiento de la escultura. En esta oportunidad la tarea fue más ardua debido a la pintura rojiza que cubría la Mano (…) La próxima limpieza se realizará a fines de noviembre, aprontándonos de esta forma a la temporada veraniega y el incremento de visitantes», expresó Pamela Ramírez, directora ejecutiva de Corporación Proa.

Recordemos que la Mano del Desierto es una obra que fue confeccionada por el artista plástico Mario Irarrázabal y que se suma a otras que están repartidas en distintos países, tales como Uruguay, España e Italia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here