Las mujeres no están en sus casas, ni en sus escritorios, ni donde amigas o familiares. ¿Dónde estarán las mujeres? Las mujeres están bailando, gritando, riendo. Las mujeres se volcaron a las calles, como un torrente imparable, una fuerza de la naturaleza. Avanzan llevándose prejuicios e ideas añejas. Nos despiertan con sus cantos, nos liberan con sus pañoletas. ¡Adelante compañeras! Gritan hoy, como tantas otras antes. Marchando van todas, las que están y las que no. Las mujeres, ahora de pie, jamás se arrodillarán nuevamente. Y de pie están pariendo una utopía, un poco menos imperfecta, mucho más feminista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here