Foto: Youtube.com

Con bombos y platillos, el Intendente Marco Díaz anunció en marzo que contaría con varios asesores de alto nivel, quienes acompañarán su gestión en la región de Antofagasta. El nombre que más llamó la atención fue el de Cristián Zamorano Guzmán, cientista político, conocido por sus columnas de opinión en medios de comunicación regional y su rol como comentarista en programas de televisión de la ciudad de Antofagasta.

Zamorano, contratado a honorarios con un sueldo mensual de $2.400.000, según la web www.goreantofagasta.cl «cumple funciones de apoyo a la gestión del Gobierno Regional de Antofagasta para el equipo de Comunicaciones, gestión y creación de discursos públicos». Además, es el «encargado de propiciar las relaciones entre el Intendente Regional, la comunidad y los servicios públicos y representar el trabajo del Gobierno Regional de Antofagasta en los medios de comunicación a través de distintas plataformas», indica.

Zamorano, además, ejerció como académico en la Universidad de Antofagasta (UA), en la carrera de Derecho, desde fines de 2011. Durante ese periodo, además de dictar clases, le tocó ejercer en algunas oportunidades como Jefe de Carrera y también como Director del Departamento de Derecho. Sin embargo, en octubre del año pasado, el Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UA, Rubén Gajardo Chacón, decidió no renovarle el contrato, decisión que contó con el apoyo unánime del Consejo de Facultad Ampliado, con todos los académicos adscritos.

Pero, ¿qué motivó la drástica medida, que además contó con el apoyo unánime de todos los académicos?

Regionalista.cl tuvo acceso a dos documentos de la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Antofagasta, ambos firmados por el Decano Rubén Gajardo, que dan cuenta de las razones del despido del profesor Zamorano, en donde se formulan duras acusaciones en su contra.

El primero de ellos corresponde a un oficio de fecha 30 de octubre de 2017, dirigido a la Vicerrectora Académica, Sara Paredes Alfaro, el que señala textualmente que no será recontratado el “Señor Cristián Zamorano Guzmán (…) por deficiente comportamiento”.

El segundo documento corresponde a un adjunto que detalla las razones que motivaron la desvinculación del académico, enumerando entre ellas un grado académico insuficiente, incumplimiento de obligaciones funcionarias, la no rendición de cuentas en el plazo correspondiente por recursos entregados para cometido funcionario realizado al extranjero, la inasistencia injustificada, actitudes matonescas que incluyen agresiones físicas a un profesor y acoso laboral contra funcionarias y la falta de compromiso con la facultad.

“El profesor Cristian Zamorano Guzmán es Doctor en Ciencias Políticas. No es Doctor en Derecho, que es lo que nos interesa (…) Su desempeño ha sido deficiente según consta de las evaluaciones de sus propios alumnos. A través de los años el profesor Cristián Zamorano Guzmán ha obtenido una baja calificación, al nivel de algunos profesores hora que, por ello, no han sido recontratados en su oportunidad”, indica el documento.

“Se le sugirió incorporarse al Magister en Educación Universitaria que gratuitamente la Universidad ha estado dictando para sus docentes, con cupos limitados. En el año 2014 se matriculó, pero lo abandonó antes de terminar el año. No sólo desperdició la oportunidad de perfeccionamiento, sino que, además impidió que otro académico pudiera hacer uso del cupo que no aprovechó”, agrega.

“El resultado es que no mejoró la calidad académica, sino, por el contrario, se agudizó la disconformidad de sus alumnos, al extremo que en el año en curso (2017), evaluación del primer semestre, resultó el peor evaluado”, indica el documento.

En relación con el tema de su calificación académica, el documento señala que el profesor Cristián Zamorano Guzmán “no es Abogado, situación insólita para impartir asignaturas de carácter profesional y no hay antecedentes en cuanto a poseer el grado de Licenciado en Derecho, salvo en una declaración simple que existe en su carpeta personal sobre la materia”.

“Se le pidió regularizar su situación, algo así de dos años atrás, y hasta ahora no hay avance alguno”, agrega.

Informe oficial de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Antofagasta

En el mismo documento, se detallan una serie de incumplimientos de sus obligaciones académicas.

En primer lugar, dan cuenta de que el profesor Zamorano fue designado, en abril del año 2017, para integrar el Tribunal Calificador de Elecciones, sin embargo no habría participado en ninguna de las etapas del proceso.

Luego señalan una situación similar que ocurrió en marzo de 2017, momento en que el profesor Zamorano se desempeñaba como Secretario de Investigación.

“Por escrito el Director de Gestión de la Investigación se quejó a esta Facultad contra el referido Secretario por no enviar una documentación que éste debía responder sobre Políticas de Investigación, documento que era reservado y que el profesor Cristián Zamorano Guzmán le respondió “parece que de manera desafortunada fue arrojado a la basura”, indica.

El documento prosigue señalando lo que califican como “ineptitud en la programación del segundo semestre de 2017” por parte del profesor, quien “en su calidad de Director del Departamento de Derecho, incurrió en varios despropósitos en cuanto a las asignaturas a dictar”.

“Excluía tanto a profesores de planta como contratados a honorarios que se han desempeñado a entera satisfacción, para sustituirlos por docentes a honorarios que esperaba fueran contratados y que, en definitiva, no lo fueron porque sus antecedentes eran insuficientes”, señala el documento.

Por esta razón, el Decano convocó a un Consejo de Facultad Ampliado, el que por unanimidad rechazó la Programación Docente propuesta por Zamorano, aprobando una nueva programación propuesta por la Decanatura.

El informe prosigue señalando que el profesor Cristián Zamorano Guzmán no rindió cuentas dentro del plazo, en relación a un viaje realizado a Francia entre el 2 y el 19 de julio de 2017, tras recibir una invitación del profesor Oliver Debéne y la Alcaldesa de Nantes y para lo cual la Universidad le otorgó un cometido funcionario.

Posteriormente, según el documento, el profesor Cristián Zamorano no se reintegró a sus funciones el día 20 de julio, ausentándose de la citación al Consejo Ampliado de Facultad convocado para tratar y resolver sobre la Programación Docente.

“Cabe señalar que se tuvo especial esmero en el debido conocimiento de esta citación, notificándosele a su correo electrónico y vía telefónico por el Secretario del Consejo”, indican.

Informe oficial Facultad de Ciencias Jurídicas UA

En el punto N° 3 del documento, se formulan graves acusaciones contra Cristián Zamorano Guzmán, indicándose que el académico “ha tenido actitudes derechamente matonescas, inaceptables en una entidad cuya finalidad última es educar”.

“Durante el año 2014 intentó agredir físicamente al entonces docente Felipe Ascencio Otárola. El afectado dio a conocer el incidente en una carta adjunta”, indican.

El informe señala también que el año 2014 tuvo problemas con una secretaria, a quien el profesor Zamorano Guzmán “en cierta oportunidad amenazó con no recontratarla (era Director de Departamento), ante lo cual la afectada divulgó por una de las aplicaciones que tienen los celulares que se “metiera su contrato por la raja franchute aguevonado”. La secretaria fue despedida. Consecuencia para la Facultad: Perdimos una secretaria que hasta el día de hoy no hemos logrado reponer”.

También se señala el “Acoso laboral” contra otra funcionaria, quien habría estado a punto de abandonar la Facultad, producto del “maltrato verbal con que trataba a dicha secretaria”.

En un hecho que reviste caracteres de violencia física, el informe da cuenta de un incidente ocurrido en el club de Yates de Antofagasta.

“En una convivencia de profesores de la Facultad realizada en el Club de Yates, producto de una discusión, el profesor Cristián Zamorano Guzmán agredió al profesor Juan Paulo Ovalle Cerpa, lanzándole un vaso que le produjo lesiones leves en un labio. Por tratarse de una situación ocurrida fuera de la Universidad no se solicitó la instrucción de un sumario administrativo”, se indica.

A estas agresiones físicas se suman los “intentos de desprestigio” –según indica el documento- por parte del académico, en contra del mismo profesor Ovalle.

“Recientemente, el profesor Cristián Zamorano Guzmán se entrevistó en la Corte de Apelaciones con el Ministro Señor Oscar Clavería Guzmán, sin el conocimiento y por tanto autorización de la Decanatura. Un objetivo fue ofrecerle hacer clases en la carrera estando él, el profesor Cristian Zamorano Guzmán, en pleno conocimiento de las malas relaciones entre la Facultad y el Ministro Don Óscar Clavería Guzmán; la otra, desprestigiar al profesor Ovalle Cerpa, actual Abogado Integrante del aludido Tribunal, indicándole que carecería –el profesor Ovalle Cerpa- de idoneidad suficiente para ese cargo”, señala el documento.

Informe oficial Facultad Ciencias Jurídicas UA

Finalmente, el informe acusa una “falta de compromiso con la facultad”, por parte del profesor, señalando que “a partir del 02 de julio del presente (2017) el profesor Cristian Zamorano Guzmán se encuentra acogido a licencia médica”.

“Sin duda no es posible exigirle que preste alguna colaboración en el quehacer de la Facultad. Pero su enfermedad no le ha impedido desarrollar lo que al parecer es lo más importante de sus afanes: el periodismo. Reiteradamente aparece en la prensa y televisión como “opinólogo”. Acompaño un legado de extractos de prensa que muestran lo aquí afirmado, al extremo que en la página titulada “Off the record” de El Mercurio de Antofagasta del Domingo pasado, se indica que en redes sociales se preguntan, porque ha llamado la atención, por qué “aparece (Zamorano) en los medios si está con licencia médica”, indica.

“El Consejo de Facultad, ampliado con todos los académicos adscritos a la Facultad, fue consultado sobre la decisión de no renovar el contrato del profesor Zamorano Guzmán. Con fecha 26 del presente (octubre de 2017) y por la unanimidad de los asistentes, según consta del acta respectiva, el cuerpo académico aprobó no renovar el contrato del profesor Cristián Zamorano Guzmán”, concluye.

El documento es firmado por el Profesor Rubén Gajardo Chacón, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Antofagasta y lleva el timbre de la casa de estudios.

Tras su despido, el profesor Cristián Zamorano interpuso una acción judicial en el Juzgado de Letras del Trabajo de Antofagasta, procedimiento de Tutela de Derechos, aduciendo una supuesta vulneración de derechos con ocasión de su despido.

En la demanda, junto con negar las acusaciones que motivaron su desvinculación, se exige que la Universidad de Antofagasta modifique los fundamentos que tuvo para terminar la contrata y solicita el pago de una indemnización por años de servicio de 450 UF, además de 90 UF por indemnización sustitutiva del aviso previo. A esto se suma la solicitud de una indemnización de  $29.573.896, más una indemnización por daño moral por otros $50.000.000.

Por su parte, los abogados de la Universidad de Antofagasta contestaron a la demanda reafirmando todas y cada una de las acusaciones que formuló el Decano en los documentos.

El juicio sigue su curso y la próxima audiencia está convocada para el mes de junio.

Acostumbrado a criticar duramente a autoridades, personalidades políticas y personajes públicos, hoy al profesor Zamorano le toca estar en la otra vereda, al haber asumido como asesor directo de la máxima autoridad regional y estar expuesto al escrutinio de la opinión pública y los medios.

Consultado por Regionalista.cl sobre las razones que esgrimió la Universidad para proceder a su despido, Cristián Zamorano declinó entregar su versión de lo ocurrido, indicando que mientras el caso se encuentre en la justicia no emitirá declaraciones. También señaló que cree en la libertad de expresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here