A pesar del acuerdo con el estado a través de Corfo que fijaba explícitamente el alejamiento del yerno de Pinochet, la empresa SQM sigue pasando por encima de la fe pública y tres años después de haber abandonado el directorio que presidió por 28 años, Julio Ponce Lerou está de regreso en las oficinas de la salitrera.

Y lo hace junto con su hermano Eugenio, quien también encabezó durante dos años la testera de la minera no metálica hasta la última junta de accionistas, a fines de abril.

Ambos fueron «contratados» como asesores de la administración de la compañía y tendrán oficina en el edificio corporativo de la empresa, en Las Condes, que es donde funciona la alta gerencia.

Cabe recordar que la empresa SQM fue acusada de financiamiento ilegal de la política, luego de comprobarse que durante años entregó dinero de manera irregular a diferentes autoridades y dirigentes de nuestro país, de todos los colores políticos. También se ha conocido que la empresa incidió de manera ilegal en la tramitación de la ley de royalty y la ley de medioambiente, logrando incorporar indicaciones y párrafos completos en las normativas, los que la beneficiaron directamente. A cambio de esos «favores», la empresa entregaba importantes sumas de dinero a distintas personalidades, mediante boletas o facturas falsas.

Tras un largo litigio, a comienzos de este año Corfo llegó a un acuerdo con SQM para ampliar la explotación de Litio en la región de Antofagasta. La empresa se comprometió -a cambio de las concesiones de las autoridades- a sacar a Julio Ponce Lerou y a su hermano de la administración de la empresa, junto a otras medidas.

Tras conocerse la noticia de la «contratación» como asesores de los hermanos Ponce Lerou, el ex vicepresidente ejecutivo de Corfo y principal impulsor del acuerdo con la empresa durante el gobierno de Bachelet, expresó su molestia por esta decisión.

«Incorporar a Julio Ponce Lerou como asesor contratado es una burla a todos los chilenos de buena fe. Rafael Guilisasti, Alberto Salas, han faltado a su palabra. Están dañando la compañía seriamente. No están cumpliendo con su deber fiduciario», afirmó.

«Pero además es reírse de los chilenos. Julio Ponce Lerou tiene un historial conocido por todos, usó esta compañía para envenenar el sistema político con corrupción. Esta empresa, este directorio, estos accionistas no entienden, no aprenden, creen que siguen en el mundo de la impunidad, meten a un director que está formalizado por el mismo delito que el Departamento de Justicia de Estados Unidos sancionó a esta compañía con US$15 millones”, agregó.

Estas son algunas de las reacciones en las redes sociales:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here