En Chile, adoptar es posible gracias a la Ley 19.620, vigente desde el 5 de agosto de 1999, la cual permite que matrimonios, solteros/as, divorciados/as o viudos/as pueden postular para iniciar los trámites correspondientes. Esta no considera a parejas homoparentales que tampoco han podido optar al matrimonio, por lo que, para poder lograr una adopción han tenido que postular como solteros/as, quedando con la custodia legal solo un miembro de la pareja.

En Antofagasta, el nuevo servicio Mejor Niñez, da cuenta de un par de adopciones homoparentales, como es el caso de Alfonso y Diego, quienes este año felizmente se convirtieron en padres, después de un largo proceso de postulación, donde fueron declarados idóneos.

Por eso, Alfonso y Diego valoran el hecho de que, pese a que la ley no los reconoce, existe un servicio que sí, y que tenga una visión más acorde a la realidad que les permita adoptar y que ambos hayan sido considerados en todo el proceso de evaluación.

“Nosotros tenemos una vida juntos y somos una pareja consolidada. Por eso, siento que el servicio hace un buen trabajo, en desmedro de la ley que no considera a parejas homoparentales. Aquí nos evaluaron a ambos y pasamos todo el proceso juntos, visibilizando nuestra familia, ya que no podría haber sido evaluado como soltero, siendo que nuestro hijo iba a llegar a un hogar con dos papas”, comentó Alfonso, tutor legal y padre adoptivo.

Actualmente ya han transcurrido 3 meses viviendo con su hijo y ambos cuentan que esta es una experiencia maravillosa que, afortunadamente, luego de un proceso de acreditación y postulación, les ha permitido cumplir el sueño de ser padres.

“El hecho de adoptar es una opción super personal, no se puede obligar a nadie, hay que querer hacerlo, a cada uno le nace porque es un proceso complejo y una tarea difícil. Nosotros estuvimos 3 años esperando desde que iniciamos la postulación, pero desde que tenemos a nuestro hijo en casa todo cambió para mejor, todo valió la pena, llevarlo al jardín, estar pendiente de él 24/7, cuidarlo de su primer resfrío, ver su sonrisa, lo paga todo. Ser padre es una experiencia maravillosa”, agregó Diego, padre adoptivo.

Por su parte, la directora regional subrogante de Mejor Niñez Antofagasta, Mónica Urquhart, manifestó que “la diversidad de tipos de familias es amplia y no pueden seguir invisibilizadas, por lo tanto, este es un avance importante para los derechos de las familias homoparentales o disidentes y para nuestros niños y niñas. Sin embargo no es suficiente, ya que, aún existen ciertas vulneraciones que deben enfrentar. Afortunadamente, la nueva ley de Matrimonio Igualitario vendrá a ampliar la protección en el ámbito legal, pero además es necesario un reconocimiento social y cultural para potenciar los cuidados de nuestros niños”.

Cabe recordar que el pasado 9 de diciembre, después de ser aprobada definitivamente en el congreso, finalmente se promulgó la nueva ley de Matrimonio Igualitario, convirtiendo a Chile en el noveno país de América en legalizarlo, normativa que permitirá a parejas del mismo sexo casarse en igualdad de condiciones frente a matrimonios heterosexuales, tanto para los cuidados que debe asumir la familia, como para los procesos de adopción donde los matrimonios ocupan el primer lugar de prelación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here