En conversación con Regionalista.cl, el economista y candidato a Senador por nuestra región, Jan Cademartori, se refirió al cuarto retiro de fondos de AFP, a las motivaciones para asumir el desafío de postular en estas elecciones y a sus principales propuestas de cara a los comicios del 21 de noviembre.

¿Cuál es su opinión sobre el cuarto retiro de los Fondos de Pensiones? 

Mi opinión es favorable, porque en esta situación de crisis económica, las personas deben tener derecho a enfrentar la emergencia con los recursos que tengan a mano. Además, las pensiones son tan bajas, que el sistema de AFP deberá ser reemplazado. Con el sistema de pensiones que proponemos, las personas podrán recuperar parte importante de los retiros efectuados en esta pandemia. Además, si nos desprendemos de las AFP, el Estado no deberá seguir subsidiando el actual sistema en los montos millonarios actuales. Mayores antecedentes se pueden “bajar” de la Web, en nuestro artículo “Mitos de los Sistemas de Pensiones”. Tampoco estamos de acuerdo, respecto a la inflación de precios que anuncia el Banco Central. Nuestros argumentos técnicos se encuentran en la Web en nuestro artículo: “¿Tiene razón el Banco Central a oponerse al cuarto retiro?”

Profesor, usted es conocido como académico economista de nuestra región, desde hace treinta años. Sorprende que, a sus 65 años, postule al Senado por la Región de Antofagasta. ¿Cómo se explica?

Las personas dicen estar cansadas de “los mismos políticos de siempre”. Ofrecemos esta nueva alternativa. Por otro lado, la ciencia económica nació con el nombre de “Economía Política”. Por ello, cada vez que se propone distribuir la riqueza en nuestro país, los economistas neoliberales despliegan sus argumentos para impedirlo. En esta oportunidad, estoy colocando mi grado académico de Doctor en Economía, en otro duro frente de batalla, para legislar en el Senado, que es el sector más conservador del Parlamento. Para ello, pretendo contribuir con una mirada social, regional y medioambientalista, aprovechando la experiencia que me brindan proyectos de investigación en Minería y Desarrollo Humano, cientos de charlas dictadas, seminarios, columnas de prensa para cambiar el actual Modelo Económico. Basta rastrearme en Internet.

En ese contexto, colaboré desde el primer día con el periódico “El Polémico”, antecesor de “El Regionalista”. Ese periódico marcó un hito histórico, porque logró vencer el cerco informativo que existía en la Región. Sin embargo, considero mi mayor contribución el libro “El Desarrollo Económico y Social de la Región de Antofagasta: Historia y Perspectivas”, donde demuestro, a lo largo de sus 400 páginas, llenas de estadísticas, los daños que provoca a nuestra región el actual modelo económico, al mantenerlo, como un enclave extranjero, dominado por las empresas que explotan nuestro cobre.

Para mis próximos, esta postulación senatorial no es tanta sorpresa. Desde los 15 años de edad vengo participando en movimientos sociales y políticos. En mi adolescencia, defendiendo el Gobierno de la UP. Luego del golpe de estado, mi familia directa debió exiliarse por imposición del régimen. Previamente, mi padre, José Cademartori, también economista y profesor, estuvo tres años en prisión, luego de ser diputado del PC y ex Ministro de Salvador Allende. Él me transmitió una rica experiencia política y académica, pero sobre todos, valores de servicio honesto.

¿Durante la dictadura, debió abandonar el país?

A pesar de ello, logré permanecer en Chile, para colaborar con la resistencia. Mi compromiso me valió una relegación a la localidad altiplánica de Visviri. En resumen, me siento otro de los sobrevivientes de la dictadura. Pero me percibo como un sobreviviente privilegiado de la dictadura, en relación a mis compañeros, quienes perdieron la vida, o a otros que nunca pudieron acceder al título universitario luego de ser expulsados por razones políticas. Logré sobrevivir en la Universidad neo-liberal. Primero como titulado de la Escuela de Economía de los “Chicago Boys”, posteriormente como académico bajo las normas de productividad de la Universidad neo-liberal.

¿Pero usted en realidad no es antofagastino?

Llegué a Antofagasta en 1991, contratado por la UCN, justo después del aluvión. Acepté el desafío con gusto, porque conocía la rica tradición sindical del Norte de Chile. Formé familia en Antofagasta.

Desde ese momento, he participado en diferentes organizaciones sociales con sede en Antofagasta. Fui fundador de Movimiento ATTAC. Participé en el Comando de Rescate de los Fondos del Cobre y en el Movimiento de Acción Ciudadana de Antofagasta. Fui dirigente del Sindicato de Académicos de la UCN. Marché los Domingos con “Este Polvo te mata”, con No +AFP y durante el Estallido Social. Estuve en las marchas y en los Cabildos ciudadanos, para discutir una nueva Constitución.

Mi última batalla consistió en ser delegado de mi Facultad a la Comisión de Reforma de Estatutos de la Universidad de Antofagasta. Fue una dura batalla, intentar vencer la resistencia de los sectores académicos conservadores que se aferran a la filosofía de los actuales Estatutos heredados de la dictadura.

Finalmente, ¿cuál es su programa en esta campaña senatorial?

Colocaré el énfasis en los 12 puntos que he publicado en mi sitio de Facebook “Cademartori al Senado”. Priorizamos la recuperación de nuestros Recursos Naturales, el cambio del sistema de pensiones, la protección del Medio Ambiente, una nueva legislación laboral, entre otros. En los restantes temas, mi mayor cercanía está con el programa presidencial de Gabriel Boric. De hecho, soy candidato a senador con el número AR-27, dentro del Pacto unitario “Apruebo Dignidad” que reúne muchas fuerzas de izquierda. Aunque extraño a otras fuerzas de izquierda, que también hacen falta. Habría querido que ganara el Programa de Daniel Jadue, pero ya que no fue así, hay que privilegiar las alianzas, más que empecinarse en lo que no pudo hacer. Dentro del Pacto, tengo el honor de representar al Partido Comunista, porque coincido con su programa, admiro su valiente tradición histórica y su vocación unitaria.

*Publicación conforme al inciso 6 del artículo 30 de la Ley N° 18.700.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here