La situación migratoria durante los últimos años se ha convertido en un tema central en las diferentes sociedades, quienes son testigos de cómo las personas deciden dejar a sus familias, sus hogares y todo lo que conocen para enfrentarse a una cultura e idiosincrasia totalmente desconocida. Es por esto que, como Regionalista, hablamos con una protagonista en primera persona de esta situación. Cindy Maldonado es una mujer ecuatoriana residente en la ciudad de Antofagasta, quien busca un mejor futuro para su familia.

Los motivos para venir

Cindy nos explica que, debido a la difícil situación económica de su país, tuvo que venir a Chile, lugar en que reside hace un tiempo. “Más que nada nos vinimos porque aquí puedo trabajar, nosotros aquí vendemos en la calle y aquí tenemos más oportunidades para vender”, dijo. Otro punto es que aquí puede cuidar médicamente mejor a su único hijo, asistiendo a controles de salud, sumando que existía la posibilidad de cumplir con las vacunas necesarias para su vida.

Las consecuencias del Covid-19

Ahora, desde Santiago, en una residencia sanitaria en la cual está hace unos días, nos explica que debió dejar Antofagasta a comienzos de año para volver a Ecuador. “Nosotros nos fuimos por un mes, pero por esto de la pandemia no pudimos volver. Cuando me vine quedé endeudada por los pasajes; mis papas por su parte están esperando a alguien que les preste dinero para también poder venir”, precisó.

Los días que estuvo en su país todo fue bastante difícil. Su abuelo falleció según ella de manera sospechosa, y -días más tarde- uno de sus tíos también murió, en medio de los estragos del covid-19. Por otra parte, otra de las situaciones difíciles que enfrentó fue cuando llevó a su hijo para control médico. Se le negó la atención por el coronavirus y los problemas sanitarios causados por la enfermedad.

Residencias sanitarias

Sobre las residencias sanitarias, Cindy confiesa que no las conocía, y poco a poco fue entendiendo que eran importantes para poder realizar las cuarentenas de mejor manera. “Nos han tratado bien aquí. Nosotros no teníamos el dinero para quedarnos aquí nosotros mismos, queríamos que nos mandaran a Antofagasta a nuestra casa. Entonces nos dieron la oportunidad de quedarnos cumpliendo aquí y es mejor”, afirmó.

Un difícil presente

Por último, espera volver a Antofagasta para poder trabajar, ya que al menos en nuestra ciudad tiene más oportunidades. Lo más difícil para ella hoy es el dejar a su familia. Además, se acuerda de su abuelo fallecido para revelarnos que aún se siente vulnerable, lejos de todos sus seres queridos.

Cifras de Extranjería

Según datos estadísticos entregados por el Departamento de Extranjería de nuestro país en su sitio web, desde el año 2015 al 2019 se ha otorgado un número de 26.112 Visas de permanencia para la ciudad de Antofagasta. Por otra parte, en el mismo periodo de tiempo, las cifras del rango etario de personas que llegan a vivir a nuestro país son mayormente desde los 18 – 29 y 30 – 44 años de edad.

En cuanto a los últimos 10 años, los principales países desde donde provienen estas personas, corresponden en un 45% a personas de nacionalidad colombiana, un 25% de Bolivia y un 19% de Perú. La región de Antofagasta se posiciona en un segundo lugar con 12% en las cifras, sobre donde se ubican las personas con visas de permanencia, solo superado por la Región Metropolitana con un 66%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here