Foto: www.mch.cl

El Sindicato de trabajadores de Minera Spence, y el Sindicato de Especialistas y Supervisores de BHP, sólo han recibido negativas a sus demandas por parte de la transnacional que opera en Chile.

La situación no ha cambiado para el gremio de trabajadores de la Minera Spence. Es por esto que, en medio de las negociaciones con el conglomerado BHP, votaron la huelga y dieron respuesta a la última propuesta entregada por BHP desde que iniciaron el proceso de negociación colectiva a fines de marzo, determinación tomada por 1.091 votos, con un 98% de las preferencias emitidas.

El Sindicato N°1 de Especialistas y Supervisores de BHP Chile INC, inició además este jueves 27 de mayo la huelga legal luego de rechazar la última propuesta de la empresa. Cabe destacar que cuentan con 205 socios y socias encargados principalmente de las labores remotas desde el Centro Integrado de Operaciones (CIO) y las áreas de planificación estratégica (MeCoe).

Legislación

Desde el Sindicato de trabajadores de Minera Spence explicaron que parte de sus demandas buscan mejorar la renta mensual y que se lleguen a clarificar las definiciones conceptuales del contrato. Sin embargo, en el proceso hay trabas, puesto que la empresa negocia y/o atiende las mejoras que requieren sus trabajadores solo cuando legalmente lo impone la norma. Según lo estipulado por la ley deben «sentarse» a negociar con sus trabajadores a lo menos cada 3 años.

Ronald Salcedo, dirigente del sindicato de Spence, menciona que como trabajadores les gustaría negociar con mayor frecuencia, pero que los empleadores no tienen la misma opinión. “Sentarse a negociar no implica necesariamente mejoras para los trabajadores”, indicó Salcedo.

Búsqueda de mejores condiciones laborales

En cuanto a los cambios que requieren las condiciones laborales actuales, Salcedo señala que, según el crecimiento esperable luego de 3 años sin progresos, es mejorar o al menos resguardar el ingreso variable que se percibe producto de las metas de producción que impone la empresa. “Esta negociación es particularmente importante por la transición que vivirá la empresa de producción de cátodos a concentrado de cobre. Debemos evitar un desmedro de nuestros ingresos producto del cambio”, explicó.

Por otra parte, desde el gremio también consideran que la única forma de reflejar o participar de las ganancias sería el compartir a lo menos parte de las utilidades reales de la empresa. Además, distinguen que “la legislación laboral chilena respecto el reparto de utilidades es poco generosa con los trabajadores en el caso de empresas que perciben altas utilidades”, dado que “el límite para el reparto lo decide el empleador y da lo mismo si es un supermercado o una minera transnacional”.

Descontento en las negociaciones

Desde el directorio del Sindicato, Ronald Salcedo también menciona un descontento frente a las negociaciones, ya que hay una “falta de apertura a entender que los trabajadores tienen legítimas aspiraciones a mejorar su remuneración y a la respuesta mecánica de la empresa, de que como ganamos mucho no podemos acceder a más”.

Cabe recordar que BHP es dueña del 57,5% de Escondida, la mina de mayor producción del mundo, mientras que el 30% pertenece a la minera Rio Tinto PLC, y el restante 12,5% a un consorcio japonés.

En 2017 los trabajadores de Escondida realizaron una huelga por 44 días, definida como la más prolongada de la historia de la minería chilena. La paralización generó 740 millones de dólares de pérdidas a la compañía y significó una contracción de cerca de 1,3% del PIB chileno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here