El 6 de febrero de 1906, la tranquila Plaza Colón de Antofagasta se tiñó de sangre, luego que un grupo de obreros protagonizara una huelga que fue aplacada por las armas. A 114 años, diversas actividades buscan rescatar la memoria de este oscuro episodio de nuestra historia, en momentos en que nuestro país vive intensas movilizaciones sociales.

La huelga

La huelga de los trabajadores del ferrocarril comenzó con la demanda de la implementación de media hora legal de colación para evitar descuentos salariales provocados por la lejanía de sus hogares y los retrasos en sus horarios de llegada.

Según el historiador José Aguirre, «otra razón fue que pedían que el tipo de cambio se pagara 18 peniques, pedían media hora más para almorzar, fundamentalmente que se tuviera consideración, porque los trabajadores que ingresaban tarde a sus turnos sufrían descuentos porque a medida que la ciudad fue creciendo las habitaciones eran más lejanas y eso involucraba mayor tiempo de traslado».

El 29 de enero de 1906 se oficializó la huelga, contando con el apoyo de ferroviarios, salitreros, marítimos y diversos gremios. El 30 de enero Antofagasta amaneció paralizada. Sin embargo, los intentos de negociar fueron infructuosos, debido a la tozudez de los empresarios, quienes se negaron a acceder a una petición básica.

La matanza

Tras estas movilizaciones y con la autorización del Intendente de la época, Daniel Santelices, se forma un grupo armado llamado la «Guardia del Orden», compuesto por españoles, dueños de comercios y clubes, gente del mundo empresarial y burgueses. Además, la «autoridad» regional solicita la intervención de un piquete de la marinería de la fragata blindada Blanco Encalada.

De esta manera llega el 6 de febrero de 1906, día en que fue convocada una masiva movilización y un mitín en la Plaza Colón. Son cerca de 2.000 a 3.000 los huelguistas reunidos alrededor de las 17:00 horas en el emblemático lugar.

En ese momento se hizo presente la «Guardia del Orden», quienes tras un intercambio de consignas comenzaron a disparar hacia la multitud. Los huelguistas corren hacia las calles Washington y Balmaceda, buscando refugio ante el brutal ataque armado. En ese momento los trabajadores son atacados por efectivos de la marinería.

Según los registros, la matanza duró solo tres minutos, lo que fue suficiente para acallar la voz de cientos de personas que solo defendían sus derechos y que cayeron muertos ante las balas de la «guardia del orden» y de los miembros de la marinería.

Se estima que fueron entre 50 a 60 personas asesinadas, pero ese número se discute hasta ahora, ya que otras fuentes hablan de 300. Tras la masacre, durante la noche se realizó el levantamiento de los cuerpos que fueron llevados al cementerio, pero las autoridades y la prensa oficial de la época ocultaron el número real de víctimas y heridos.

Actividades

Con el fin de visibilizar este hecho histórico y rescatar la memoria perdida, la iniciativa de recuperación patrimonial «Matanza en tu Plaza», en conjunto con distintas organizaciones y gestores culturales, realizará una serie de actividades conmemorativas.

Las actividades comienzan hoy jueves 6 de febrero, a las 16 horas, en la Plaza Colón, con la amplificación del radioteatro ‘Una plaza para la muerte’ (1971), del periodista Manuel Durán Díaz, y la presentación de performances callejeras de tres compañías de artes escénicas locales: «Individues», «Butoh» y «Colectivo Marejada».

Luego, el sábado 8 de febrero, en el Teatro Municipal de la ciudad, a las 17 horas, se presentarán en una nueva jornada de «Teatro por los caídos» las compañías locales Ludo Teatro, Club de Lectura, Cola Cortá, Sebailarín y Par de Fulanas. Al finalizar las presentaciones se realizará un recorrido por la misma Plaza Colón, aledaña al Teatro Municipal, a cargo del historiador Adolfo Soza Vicentelo.

Posteriormente, el domingo 10 de febrero, a las 10:30 de la mañana, se realizará una romería y visita guiada a las tumbas de los obreros muertos en la masacre, en el Cementerio General de la capital minera, a cargo del historiador Adolfo Soza Vicentelo.

Todas las actividades son gratuitas y abiertas a todo público, sin previo retiro de entradas y por orden de llegada. Se sugiere, en el caso del día 8 de febrero, llegar al menos 20 minutos antes al teatro municipal.

La historia de la matanza en la Plaza Colón de Antofagasta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here