Una serie de anuncios sobre facilidades para el pago de cuentas de servicios básicos formuló el Gobierno durante esta jornada, en el marco de la crisis sanitaria por el Coronavirus. Sin embargo, como ha sido la tónica durante la gestión de Piñera, las medidas vienen con «letra chica».

En el caso de las cuentas eléctricas, se suspenderá el corte del servicio de electricidad por atrasos en el pago de las cuentas. Los saldos impagos que se originen durante la vigencia del Estado de Catástrofe serán prorrateados en las cuentas siguientes durante un período de 12 meses, a partir de fin de la emergencia, sin multas ni intereses.

Sin embargo, la medida solo beneficiará al 40% de hogares más vulnerable y también a otras personas en casos de vulnerabilidad o imposibilidad de pago debido a la emergencia sanitaria, como adultos mayores o personas que han perdido sus empleos, sin precisarse el mecanismo por el cual se aplicará en estos últimos casos.

En el caso de internet y telefonía, se implementará un “Plan Solidario de Conectividad” gratis durante 60 días para clientes actuales pertenecientes al 40% de los hogares más vulnerables. Esto permitirá a las familias beneficiadas, en forma totalmente gratuita, navegar por internet, usar redes sociales, contestar correos, acceder a los sitios oficiales relacionados con el Coronavirus y a la página “aprendoenlínea.mineduc.cl”, y a otros servicios.

En el caso de las cuentas de agua, los clientes domiciliarios pertenecientes al 40% de los hogares más vulnerables, y que registren un consumo mensual inferior a 10 metros cúbicos, podrán optar a postergar el pago de sus cuentas de agua potable y alcantarillado, durante toda la duración del Estado de Catástrofe.

Este beneficio también se extenderá a los adultos mayores de 60 años con dificultades de pago y a las personas que pierdan sus empleos durante el periodo de Emergencia. Estos costos serán prorrateados en las cuentas de los 12 meses siguientes, sin multas ni intereses de mora.

Quien reaccionó a estos anuncios fue la diputada por la región de Antofagasta, Catalina Pérez, quien lamentó que los beneficios lleguen a solo el 40% de la población, dejando fuera a la clase media.

«El Gobierno hoy toma el guante frente a un proyecto de ley que presentamos esta semana para suspender el pago de servicios básicos. Lamentablemente las medidas anunciadas dejan fuera a la clase media y esto me preocupa muchísimo porque cuando las familias más requieren del Estado, se les entrega incertidumbre, dejando a muchos sin la seguridad de si van a llegar o no a fin de mes», indicó la parlamentaria.

En esa misma línea, agregó que «esta crisis requiere grandes esfuerzos que deben ser liderados por el Gobierno, por un lado, reducir el costo de vida garantizando servicios básicos y, por otro lado, asegurar los sueldos de las familias. Las grandes empresas y el Estado deben asumir los costos de la crisis, no las familias».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here