A pesar de todo el despliegue publicitario y la exposición mediática de la alcaldesa Karen Rojo durante las últimas semanas, la llamada «consulta ciudadana» que buscaba impulsar una restricción horaria a los menores de edad en Antofagasta, terminó en un rotundo fracaso, pues solo votaron 13.850 personas, lo que corresponde apenas a un 5% del total de votantes habilitados.

Cabe recordar que esta votación fue impulsada por varios alcaldes del país, entre ellos Joaquín Lavín de Las Condes, a pesar de que abogados y distintos organismos públicos advirtieron de su ilegalidad e inconstitucionalidad, ya que los municipios no cuentan con facultades para restringir la circulación de personas o fijar límites horarios para el tránsito por las calles de una ciudad.

De los 13.850 votantes de Antofagasta (de un universo de 264.504) 11.755 apoyaron la restricción de circulación de menores de edad en horarios nocturnos y 2.096 personas votaron en contra de esta medida.

En redes sociales la alcaldesa Karen Rojo ha recibido duras críticas por impulsar esta consulta que ha sido señalada como un intento por establecer un verdadero «toque de queda» y una criminalización de los niños y los adolescentes. Además, ha sido calificada como una idea populista y un intento de la jefa comunal por ocultar los graves casos de corrupción que la afectan y que la mantienen formalizada por fraude al fisco tras el pago de asesorías políticas con fondos de la CMDS (Salud y Educación municipal).

Recientemente el comunal Antofagasta del partido Convergencia Social (CS), que forma parte del Frente Amplio, emitió un comunicado señalando que lo impulsado por el municipio local se trata de «una medida ilegal y fuera de toda competencia», recordándonos además «la oscura época dictatorial que asoló a Chile y particularmente a su juventud».

Además, consideraron que «este enfoque se enmarca dentro de estrategias populistas de visibilización política, importando medidas ajenas a la realidad local, y que demuestra además la impotencia de un modelo punitivo de seguridad que no ha sido capaz de abordar las problemáticas sociales desde un enfoque multisistémico, y que ponga en el centro de la discusión los derechos sociales de las personas, especialmente de niñas, niños y jóvenes».

«Reconocemos y hacemos nuestra la postura del concejal Camilo Kong, militante de Convergencia Social, quien ha declarado públicamente su rechazo a la consulta a realizarse en http://www.consultahorariolimite.cl/ y, en definitiva, su voluntad de votar negativamente la medida, propia de un municipio que debería preocuparse de arreglar sus temas pendientes con la justicia, dado que hasta la primera autoridad comunal se encuentra al día de hoy formalizada en una investigación por Fraude al Fisco», agregaron.

Al fracaso por la baja participación en la «consulta ciudadana» se suman los problemas que podría tener la municipalidad por el uso de recursos públicos para impulsar una medida fuera de sus competencias y abiertamente ilegal. La última palabra la tendrá la Contraloría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here