Cerca de 30 personas, en representación de las familias de jardín «Semillita» de Antofagasta, presentaron una medida pre judicial preparatoria en el Juzgado Civil, en contra de Empresa Portuaria de Antofagasta (Epa), Antofagasta Terminal Internacional (Ati), el Servicio de Salud de Antofagasta (SSA), la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) y la Secretaría Regional Ministerial de Salud. Lo anterior, debido a los graves problemas de salud que afectaron a sus hijos, producto de los embarques de concentrado de cobre en el puerto.

Se trata de una acción jurídica previa a la acción indemnizatoria por daños y perjuicios, tras los incidentes de contaminación por metales pesados que afectaron a los niños del establecimiento a fines del año 2014.

Hoy jueves 5 de julio, al mediodía, se realizó un punto de prensa frente al puerto de Antofagasta, ocasión en que la vocera de las familias del jardín «Semillita», Gisela Contreras, se refirió al objetivo de esta medida e hizo un llamado a toda la comunidad antofagastina.

«Lo que queremos es que el puerto realmente cumpla. Durante 12 años tiraron polvo negro hacia afuera hasta que la gente empezó a reclamar. El problema nunca ha sido el galpón azul. El problema siempre fueron los galpones de adentro. Incluso, el mismo abogado de Ati reconoce, en una entrevista hace algunos años, que durante muchos años ellos han estado trabajando tirando polvo sedimentado hacia la calle», Gisela Contreras.

En la oportunidad también estuvo presente la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, quien entregó su respaldo a la acción judicial.

«Como ciudadana y como autoridad respaldo la acción judicial que están realizando hoy día los ex apoderados del jardín Semillita. Han tenido que pasar por un camino bastante duro para poder demostrar hoy día que sus hijos y parte de su familia están con serios daños de salud, producto de la contaminación que se encuentra aquí en la comuna de Antofagasta. Lamentablemente esta contaminación no ha sido de interés a nivel nacional», expresó Karen Rojo.

«Hoy día no es la comunidad la que tiene que arrancar de la contaminación. Hoy día todas las empresas que tienen algún grado de responsabilidad deben asumir las consecuencias. Por eso es importante hoy día que sea el Ministerio Público el que tome la determinación y que haga responsable de una vez por todas al estado para buscar una solución definitiva a este daño irreversible que se está ocasionando a la comuna de Antofagasta», agregó la edil.

En el escrito judicial patrocinado por el abogado Francisco Leppes López, se señala que «en contraposición a la abundante riqueza financiera que genera la actividad minera, sustento principal de las arcas fiscales, mis representados han estado y están soportando una crítica situación de salud pública, debido a la exposición forzada a ciertos metales pesados, originada en una serie de acciones u omisiones culposas de los futuros demandados, las que han dañado una serie de bienes jurídicamente protegidos».

«Se trata de la contaminación medioambiental por metales pesados originada a partir de sendos y notorios actos negligentes en el transporte, descarga, acopio, embarque, desembarque, y demás actividades conexas, de concentrado de cobre, plomo y zinc verificados en  las dependencias del futuro demandado EMPRESA PORTUARIA ANTOFAGASTA, donde actualmente el futuro demandado ANTOFAGASTA TERMINAL INTERNACIONAL S.A, en virtud de una concesión portuaria, tiene tres  galpones de acopio y almacenamiento de concentrado de minerales», agrega.

«Todo ello sumado a la falta de fiscalización oportuna y adopción de otras medidas, tendientes a prevenir y evitar la referida contaminación, por parte de los órganos estatales, en específico de los futuros demandados SERVICIO DE SALUD DE ANTOFAGASTA, SEREMI DE SALUD y la SUPERINTENDENCIA DE MEDIO AMBIENTE DE ANTOFAGASTA», añade.

Tras el punto de prensa realizado frente al puerto de Antofagasta, los presentes cruzaron hasta el liceo Antonio Rendic B-32 para mostrar la presencia del polvo contaminante en sus paredes e instalaciones.

«Ati tiene una medida de la Corte Suprema que la obliga a limpiar. Atí en su sitio web publicó dos fotos y un comunicado diciendo que ellos ya habían limpiado las 20 cuadras», indicó la vocera Gisela Contreras, para luego demostrar, en compañía de otros apoderados y representantes de las familias, que las paredes del establecimiento se encuentran aún contaminadas.

«No estuvimos ni siquiera 3 segundos y miren las manos. Esto es lo que nuestros hijos reciben todos los días. Antofagasta está peor que Chernobyl. Esto nos está matando. Antofagasta tiene que hacer algo. Yo los invito, por favor, hagámonos cargo, demandemos, no hay otra vía», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here