Sumándose a la campaña del terror impulsada en la región por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), el ex Intendente y actual subsecretario de minería, Edgar Blanco (RN), manifestó su rechazo al proyecto de royalty minero que se discute en el congreso.

En declaraciones recogidas por el medio Timeline, la ex autoridad manifestó que la iniciativa, tal como está, pondría en jaque millonarias inversiones mineras programadas para los próximos años.

Blanco no descartó que el gobierno decida recurrir al cuestionado Tribunal Constitucional (TC) para frenar el proyecto que contempla un impuesto adicional y progresivo para las compañías extractoras de cobre y litio, con el fin de lograr una mayor recaudación fiscal.

«Terminó un análisis en la Cámara, tiene que pasar al Senado y esperemos que ahí se pueda poner la pelota al piso, conversar bien y después de eso se verán otras acciones. Pero ahora estamos participando activamente en las comisiones, poniendo la información que tenemos desde el ministerio y de Cochilco y habrá que ver en situaciones posteriores si es que se recurre o no al Tribunal Constitucional», indicó.

Estas declaraciones se suman al comunicado enviado a los medios por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) y una columna de opinión firmada por el presidente de dicha organización empresarial, Marko Razmilic, en donde se propaga una verdadera campaña del terror en contra del proyecto de royalty minero.

Sobre los dichos del gremio empresarial, el diputado e impulsor del proyecto de ley, Esteban Velásquez (FRVS), afirmó que «cuando se tienen conflictos de intereses se nubla la razón, se comprende mal y se tiene una mala lectura».

«El proyecto dispone una tasa progresiva sobre el precio del cobre que supera los 2 dólares por libra. En ningún caso la carga impositiva llega al 80. Basta de infundir terror, basta del terrorismo empresarial, basta de mentiras. Chile ya no retrocederá», recalcó.

 

1 Comentario

  1. Quienes se oponen al Royalty minero, que, dicho sea de paso, estas mismas empresas multinacionales lo pagan sin ningún reclamo en todos los demás países donde operan, porque es algo que nadie puede discutir su derecho como países dueños de las riquezas explotadas, son aquellas personas que solamente ven por sus intereses personales y mezquinos, son instrumentos pagados para que defiendan intereses de empresas, aún estos sean en perjuicio y deterioro económicos del país y sus habitantes, en otras palabras son TRAIDORES a la patria. En algún momento pagarán su vileza y deslealtad para con su nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here