Desarrollaron talleres educativos y charlas online para educar sobre esta problemática de salud pública.

Decididos a contribuir a la prevención del VIH por medio de la educación, un grupo de estudiantes de la Universidad de Antofagasta realizó talleres y jornadas educativas orientadas a jóvenes y población en general respecto a esta problemática de salud pública.

El proyecto fue liderado por Bárbara Cuello, estudiante de tercer año de Tecnología Médica, y el estudiante de Medicina, Bastián Morales, ambos de la UA, y en él participaron once alumnos y alumnas de esta casa de estudios, con ayuda del académico patrocinador, José Luis Vega, doctor en Ciencias Biológicas.

La propuesta surge a partir de la inquietud que provocó en los estudiantes el aumento de pacientes viviendo con VIH en la población local (pasaron de 114 en 2010, a 313 en 2018) y la falta de información que existe respecto a este virus, lo cual fomenta una serie de mitos y errores que luego se replican en la población.

“Hay una estigmatización muy grande que afecta a las personas que viven con VIH y que acentúan la discriminación hacia ellas y pueden llevarlas a desarrollar problemas sicológicos y aislamiento. Por ejemplo, son llamados portadores o contagiados, lo que es muy duro. Por eso se sugiere hablar de personas ‘viviendo con VIH’, ya que simplemente es un virus que puede controlarse con tratamiento y las personas pueden llevar una vida normal”, dijo la estudiante.

El proyecto incluyó un área de educación donde se abordaron conceptos de sexualidad humana y salud sexual mediante redes sociales, afiches y capacitaciones grupales online a cargo de especialistas.

La iniciativa, que forma parte del Programa de Fomento de Iniciativas Estudiantiles para el Desarrollo de la Vinculación con el Medio, patrocinado por Antofagasta Minerals, también consideró tres jornadas presenciales en la plaza Colón de Antofagasta, donde además de entregar información sobre el VIH, se aplicaron test rápidos de pesquisa en voluntarios.

Bárbara Cuello dijo que el proyecto benefició a unas 200 personas y se desarrolló en estrecha alianza con la Agrupación de Personas Viviendo con VIH, Arpevih, de Antofagasta, y la Corporación Educacional Científica de Antofagasta (CECA).

“Con estas actividades creemos que ayudaremos a un mayor conocimiento de este virus, cómo se transmite y su prevención, sobre todo entre los jóvenes, incentivándolos a realizarse los exámenes correspondientes y llevar una vida sexual segura”, agregó la alumna.

La líder del proyecto además alentó a los estudiantes de las distintas facultades a postular al fondo AMSA-UA y lograr el objetivo de vincularse con la sociedad a través de este tipo de iniciativas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here