Desde el año pasado no se realiza el tradicional show pirotécnico de Año Nuevo en Antofagasta.

Después de un difícil año en muchos ámbitos, chilenos y chilenas se preparan para pasar las fiestas de fin de año en familia, en busca de mantener las mismas tradiciones. Pero este año muchas cosas deberán ser distintas debido a la crisis sanitaria, una de las razones por las cuales distintas municipalidades a lo largo de Chile han optado por no realizar los espectáculos de fuegos artificiales de fin de año para evitar aglomeraciones y destinar los recursos a otras iniciativas. ¿Los más agradecidos? Las personas con TEA y las mascotas.

La sensibilidad de las personas con TEA

Las personas que viven con el Trastorno del Espectro Autista deben enfrentar distintos desafíos en una sociedad que avanza a paso lento en inclusión. La hipersensibilidad auditiva es la causante de la incomodidad y molestia que sienten estas personas debido a la pirotecnia, que aumenta a fin de año.

«Desde que nació mi hijo siente malestar ante los sonidos fuertes y cuando lo diagnosticaron a los 2 años pude entender por qué», comentó Denisse Pávez, mamá de Luciano, menor de 5 años que pertenece al espectro autista. «Él se asusta y se pone nervioso, se tapa las orejas y se esconde. Ahora sé controlarlo y acompañarlo, porque su reacción no es tan fuerte comparado con otras personas», señaló. En otros de los niveles del espectro autista, algunas de las reacciones pueden ser más complejas, provocándose lesiones o también convulsiones.

«Antes, en nuestro vecindario era muy común que los niños jugaran con pirotecnia, pero desde que llegó Luciano hemos podido generar conciencia de que es lo que tiene nuestro hijo y desde entonces en la cuadra no se juega con este tipo de cosas. Pero lamentablemente no es así en el resto del sector y la ciudad», concluyó la madre.

Tenencia Responsable de Mascotas

Debido a que poseen una sensibilidad auditiva mayor que los humanos, los perros y gatos también se ven afectados por los espectáculos de fuegos artificiales y pirotecnia, provocando tanto episodios de pánico como de automutilación, también haciendo que escapen sin ningún rumbo.

«Por 3 años con un grupo de amigos salimos en Año Nuevo a acompañar a perros callejeros, entregarles comida y ver como se encuentran», comentó Vanesa Cárdenas, animalista independiente, que luego del año nuevo de 2015 decidió pasar la noche vieja con compañeros realizando apoyo animalista. Esta determinación vino luego de perder a su perrita «Lola», quien murió por un ataque al corazón debido al susto que le causó la pirotecnia.

La pirotecnia en Chile se encuentra prohibida, haciendo su comercio ilegal con una multa de 10 a 50 UTM, según la ley 19.680 del año 2000. Es en esta época de fiestas donde la venta de estos productos aumenta, además de la celebración de fiestas religiosas como La Tirana y San Lorenzo, esto debido a las limitaciones que presentaron los peregrinos para viajar a los pueblos donde se celebran estas actividades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here