Tetris, “el juego del que todos hablan” (pero hace décadas, claramente) ayer estuvo de cumpleaños. Si no lo jugaste, por lo menos debes saber de su existencia. El 6 de junio de 1984, el ingeniero e investigador ruso, Alexéi Pázhitnov, fue el responsable de la creación de este clásico y adictivo juego, mientras trabajaba para el centro de computación de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética (URSS).

Pázhitnov se había inspirado en un juego de pentaminós (figura geométrica compuesta por cinco cuadrados unidos por sus lados), el cual había comprado anteriormente. El nombre “Tetris” deriva del étimo griego “tetra”, que significa cuatro. Según cuenta la leyenda, el ingeniero se demoró una tarde en programar el juego para la “Elektrónika 60” (computadora soviética).

El juego está disponible para casi todas las consolas de videjuegos y sistemas operativos de PC, así como en dispositivos tales como calculadoras gráficas, teléfonos celulares, reproductores multimedia, entre otros. Además, este clásico ha inspirado a servicios de mesa. En Chile, se le recuerda con cariño gracias a las consolas que en la década de los 90 alcanzaron alta popularidad: las Brick Game Tetris, que se podían encontrar a un módico precio en las “ferias”.

Efectos cognitivos del Tetris

Según el Doctor Richard Haeir, jugar Tetris de forma prolongada, puede llevar a una actividad cerebral más eficiente durante el juego. A medida que el jugador se vuelve más hábil, el cerebro reduce su consumo de energía y glucosa, indicando una actividad cerebral más eficiente para el juego. Además, si se juega al menos media hora al día por un período de tres meses, incrementa las funciones cognitivas, particularmente el pensamiento crítico, razonamiento, procesamiento y lenguaje.

Efecto Tetris

Personas que juegan Tetris por mucho tiempo, se dan cuenta que termina pensando cómo acomodar diferentes formas que se encuentran en el mundo “físico”, como edificios, por ejemplo. Por otro lado, estas personas pueden ver formas cayendo en los costados de su campo visual en la visión periférica, o también al cerrar los ojos. Podría decirse que el efecto se trata de una alucinación.

¿Eres un gran jugador de tetris y alguna vez te pasó? ¡Coméntanos tu experiencia!

Sin duda, jugar al Tetris, además de brindarnos momentos de mucha diversión, nos puede beneficiar también a nivel cognitivo. ¿Qué esperas para jugar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here