Los medios de comunicación y el mundo político destacaron la experiencia en el mundo privado del nuevo Intendente Regional, Marco Díaz Muñoz, quien asumió su cargo este mediodía en Antofagasta. También destacaron su juventud.

Tal parece que el objetivo del Gobierno y de la Diputada Paulina Núñez, es poner en la Intendencia una cara joven y nueva, para dar la señal de una renovación en la política. Pero al mismo tiempo, dar tranquilidad a sus aliados: los grandes grupos económicos, especialmente el grupo Luksic y las grandes mineras.

El último rol de Marco Díaz fue en Minera Zaldívar, perteneciente al grupo Antofagasta Minerals de los Luksic. Y su área de desempeño fueron los recursos humanos y las relaciones laborales. También prestó sus servicios como abogado a otras mineras. Es el caso de Spence, en donde incluso estuvo en los tribunales defendiendo los intereses de la empresa para impedir que dos trabajadores pudieran ganar un juicio laboral por despido antisindical.

Regionalista.cl tuvo acceso al fallo del Juzgado de Letras de Antofagasta, del 3 de enero de 2011, el que da cuenta de prácticas antisindicales por parte de la empresa.

El caso se remonta a abril de 2010 cuando la empresa Minera Spence despidió a dos operarios de mina, acusándolos de haber provocado pérdidas económicas a la empresa durante el año 2009 al detener la producción y hacerla más lenta, en pleno proceso de negociación colectiva del sindicato y los trabajadores. Además, se les acusó de participar en actos de vandalismo en las instalaciones de la industria.

Los trabajadores, por su parte, negaron estas acusaciones y argumentaron que los despidos fueron claramente una práctica antisindical por haber participado activamente en la huelga que se desarrolló en aquella fecha, apoyando diferentes tareas en el campamento que se instaló por parte del sindicato y prestando labores en alimentación, siempre a rostro descubierto.

En el proceso se denunció que Spence adoptó acciones destinadas a «identificar» a los trabajadores críticos con la empresa, mediante un proceso en el cual una vez terminada la huelga se les obligó a concurrir a talleres implementados por sicólogos contratados por ellos y supervisores de la misma, destinados a detectar conductas de oposición a la empresa, en el cual fueron seleccionados para mantenerse en «observación», realizándose un informe de su conducta.

¿Qué rol tuvo el actual Intendente Marco Díaz en este caso? Un rol clave, puesto que el abogado compareció para defender la postura de la empresa Spence, entregando antecedentes e informes al tribunal para justificar el despido de los dos trabajadores operarios de mina.

¿Qué tipo de antecedentes aportó? Marco Díaz entregó información al juzgado sobre declaraciones que dice haber obtenido y que inculpaban a los trabajadores despedidos.

Consultado por Regionalista.cl, el actual Intendente Marco Díaz reconoció haber sido parte de este caso, pero aseguró que no fue a representar los intereses de la empresa.

«Yo fui citado a comparecer en carácter de testigo a una de esas causas. Pero yo no representé los intereses de la empresa en ese litigio. Mi rol era ser, en esa época, un abogado externo colocado dentro de una empresa específica», indicó.

«No ejercí como abogado, si no como un simple testigo, como pudieron ser los tantos testigos que hubo en esa causa. No fui como testigo de la empresa. Yo fui citado por la empresa a testificar de hechos o datos objetivos de los que yo tenía conocimiento», agregó.

Respecto a las declaraciones del actual intendente en la causa, la justicia las desestima y considera que carecen de razón.

«Resultan superfluas las declaraciones del abogado señor Díaz Muñoz, testigo de la demandada, quien tiene la praxis del derecho y el conocimiento técnico, para dar razón de sus dichos en orden a las declaraciones que dice haber obtenido y que por ellas se inculpaba a los actores de los hechos que se les reprochaban, no habiéndolo realizado, ni tampoco haberse excusado en cuanto a un posible secreto profesional, al limitar
información al tribunal de aquellos terceros que habrían atribuido participación a los demandantes y que constaban en la carpeta investigativa seguida por su mandante, la empresa denunciada (Spence)», indica el Juzgado de Letras de Antofagasta.

«Yo me acogí al secreto profesional, ya que los hechos que yo había tomado conocimiento fueron en tal carácter. Puesto en esa disyuntiva, opté por la premisa moral y que me entrega mi profesión de guardar silencio, sin hacer el cálculo de cómo eso podía afectar o no la posición de quien me había llamado a declarar», concluyó el actual Intendente.

A pesar de que niega haber representado los intereses de la empresa, Marco Díaz efectivamente fue citado directamente por la empresa Spence y en el fallo judicial figura textualmente como «abogado de la empresa».

Asimismo, el tribunal reprocha que no haya aportado los antecedentes para verificar las acusaciones de supuestos testigos anónimos en contra de los trabajadores despedidos.

«En tal contexto, aunado a la falta de pruebas relativas a otros instrumentos como por ejemplo fotografías o videos en que se hubiere captado a los actores actuando en los términos tan categóricamente imputados, no puede darse por acreditado, ni siquiera indiciariamente que a los (trabajadores), les cupo participación alguna en tales hechos, careciendo de consistencia en el mismo sentido mencionado precedentemente para el
testigo Díaz Muñoz, la declaración de los demás testigos de la parte denunciada, debiendo descartarse que por ellas se pruebe algo», indica el fallo judicial.

El juzgado finalmente acogió la demanda de los trabajadores y determinó que la empresa Spence no aportó ningún medio de prueba ni antecedentes para justificar el despido y las causales por las que supuestamente se les desvinculó. Llama la atención que nunca hubo acciones penales por parte de la empresa en contra de los obreros por los supuestos actos vandálicos.

El tribunal determinó, además, que tras estos despidos se produjo temor en los demás trabajadores e, incluso, hubo desafiliaciones del sindicato.

La justicia se preguntó por qué se despidió a los trabajadores 6 meses después de haber ocurrido los hechos. También se preguntó por qué se culpó a sólo dos personas por la supuesta lentitud y boicot de la producción, en circunstancias de que un turno contempla a 52 personas, todas las cuales participan de una u otra manera en el proceso productivo.

«El ritmo de trabajo, depende de la condición operacional de toda la flota y sus operadores, no pudiendo un sólo trabajador reducir sus tiempos; sin que existan antecedentes que permitan establecer que esta situación haya sido provocada o incitada por los demandantes», indica el fallo.

En conclusión, el Juzgado de Letras de Antofagasta determinó que el despido de los dos trabajadores operarios de mina fue antisindical, declarándose nulo, ordenándose su reincorporación y el pago de todos los sueldos y sancionándose a la empresa Minera Spence con una multa.

Tras este caso, Marco Díaz siguió escalando en el mundo privado de la minería y posteriormente tuvo responsabilidades como jefe de asuntos legales en la Compañía Minera Zaldívar, para luego ser superintendente de relaciones laborales de la misma empresa entre 2013 y 2014, ocupando el cargo de Jefe General del Departamento de Relaciones Laborales de la industria de los Luksic desde el 2016 a la fecha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here