El pasado lunes 7 de octubre se dio a conocer a través de redes sociales una denuncia anónima que se hizo a Contraloría Regional sobre un excesivo pago para arriendos de ambulancias por parte del Servicio de Salud de Antofagasta a la empresa Medical Service.

La denuncia evidenciaba que el arriendo se efectuó por tres ambulancias y que habría sido por un período de seis meses, con un precio mensual de $10.000.000 por cada una, generando un gasto total de $180.000.000.-

Asimismo, la acusación expuso que dicho contrato de arriendo fue autorizado y ordenado por el jefe de Recursos Físicos del Servicio de Salud de Antofagasta, Horacio Cortes Molina, y aprobado por el director del Servicio de Salud, Juan Urrutia Reyes, añadiendo que fue asesorado por el Jefe de Gabinete Diego Fernández.

La persona que denunció el hecho declaró en su acusación que «con todo el dinero que se destinó en arriendo de ambulancias, vía trato directo, era perfectamente posible la adquisición de ambulancias que sean propiedad del Servicio de Salud, y que cumplan las condiciones de implementación y seguridad que se requiere para los habitantes de la región».

Declaraciones

Al respecto, el Consejero Regional y presidente de la Comisión de Salud, Ricardo Díaz, señaló que «en una reunión que tuvimos con el Director de la Comisión de Salud se le planteó el cuestionamiento de que el Consejo Regional (CORE) había estado financiando la renovación de ambulancias y que no nos parecía este gasto exacerbado, que podría perfectamente resolverse a través de la compra de más equipamiento».

En relación a esto, el CORE aseguró que lo que se respondió en ese momento fue que hace un tiempo se venía detectando esta insuficiencia de ambulancias y que los proyectos habían demorado en levantarse, por lo tanto, ante la premura y la capacidad de funcionar adecuadamente, habían procedido a hacer este contrato.

«Pedimos el contrato y antecedentes sobre transparencia en la licitación para ver que en el fondo no haya una empresa beneficiada con trato directo y que eso nos pueda afectar», añadió.

Asimismo, Wilson Gallardo, director nacional de la Confederación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud (FENPRUSS) y secretario de base del Hospital Antofagasta, comentó que «es insólito que nadie haya fiscalizado ni controlado semejante gasto, desde el control interno, salvo que estén siendo todos partes de la irregularidad».

Además, añadió que Fenpruss se ha caracterizado por transparentar y exigir los debidos procesos, más aun cuando se malgastan los escasos recursos financieros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here