Las reacciones no se han hecho esperar tras las palabras del Ministro de Educación, Gerardo Varela, quien en una reciente actividad expresó desafortunadas declaraciones en relación a los problemas de infraestructura en las escuelas del país.

«Todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el Ministerio le arregle el techo (a las escuelas). Y yo me pregunto, ¿por qué no hacen un bingo? ¿Por qué desde Santiago les tengo que ir a arreglar el techo?», afirmó.

Regionalista.cl conversó con diversos representantes locales, relacionados con el mundo de la educación, quienes tuvieron duras palabras hacia el personero de gobierno.

Para la Presidenta del Colegio de Profesores de Antofagasta, Patricia Romo, el comentario del ministro «sólo expresa lo que realmente piensa este gobierno: no le interesa la educación pública, sólo ven a la educación como un bien de consumo, para hacer negocios y enriquecerse fortaleciendo la educación de mercado».

«El gobierno cree que hacerse cargo de la educación es asistencialismo, cuando realmente es un derecho de todos los niños del país, y como tal, el estado debe garantizarlo. Además de todo el agobio laboral docente que ya vivimos, el ministro Gerardo Varela quiere que hagamos bingos para reparar, como si las escuelas no fuesen responsabilidad de los municipios y del gobierno, que constantemente se lavan las manos frente a las precarias condiciones en que se educan los niños más vulnerables del país», agregó la representante del magisterio.

«Hasta ahí llega la falsa agenda de “los niños primero” y “provida” del gobierno empresarial de Sebastián Piñera. Esta burla y falta de respeto a todos los que sacamos adelante la educación pública amerita que el ministro Varela presente su renuncia a la brevedad», concluyó Romo.

Una opinión en la misma línea expresó el Consejero Regional Ricardo Díaz, quien además es profesor y director de un establecimiento.

En opinión de Díaz, «el estado no puede seguir traspasando sus obligaciones a las personas. La educación es un derecho y el estado debe salvaguardarlo».

«Creo que es hora de que el presidente revise la continuidad de un ministro que no entiende el rol que debe jugar por el bien del país», concluyó.

Desde el mundo universitario también hubo reacciones en la voz de los representantes de las Federaciones de Estudiantes.

Para Víctor Tapia, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Antofagasta (FEUA) es «impresentable que la principal autoridad del país a cargo de mejorar la educación pública, haya dicho que con bingos se debería financiar la educación».

«Esto es el fiel reflejo del abandono de parte del estado de la educación pública y de cómo la derecha pretende gobernar perpetuando el sistema de educación de mercado», indicó Tapia.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica del Norte (FEUCN), Daniela Lafferte, afirmó que los dichos del ministro confirman que «no entendió nada».

«A mí me provoca mucha risa que hable de asistencialismo, porque la derecha se agarra del asistencialismo como herramienta para provocar a la gente a que se junte dentro de estos espacios. A ellos no les interesa entregarle herramientas a los pobladores. A ellos les interesa entregar pan y circo. Y ese es el asistencialismo, que además él acuña el término y cambia lo que es un derecho mínimo de la educación, que es poder estudiar en las mínimas condiciones», indicó la dirigenta estudiantil.

«El ministro Varela viene hace mucho con sus dichos bastante ofensivos, tanto hacia el movimiento estudiantil como hacia las mujeres, y yo creo que realmente la gran problemática que hay detrás de todo esto es que él se cree un gran gerente general de la educación. Y la educación no es un bien de mercado, si no que un derecho social. Y bajo esto, es necesario que haya un liderazgo ascendiente, no un liderazgo que se imponga. Y que tenga una perspectiva de Derechos Humanos. Porque mientras la educación no tenga una perspectiva de Derechos Humanos, sólo va a ser una herramienta para atontar al pueblo», concluyó.

Una opinión similar manifestó la ex seremi de educación, Jaqueline Barraza, quien afirmó que «este ministro es una vergüenza, confunde derechos sociales con asistencialismo… se supera a sí mismo en las declaraciones que emite desde su rol de ministro de estado».

«Tras estos dichos hay una concepción de la educación que nada tiene que ver con la política pública en esta materia. Claramente Piñera y la derecha se equivocaron en nombrarlo y ojalá enmienden pronto este error. De lo contrario, el riesgo de alinear a todos los actores del sistema educativo en su contra son altísimos», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here