Duras críticas en la región generó la decisión del Gobierno de modificar el Plan Nacional de Derechos Humanos, quitando el apoyo al proyecto de ley de matrimonio igualitario. El Ejecutivo pasó de promover la iniciativa a «monitorear» su avance. Un cambio sustancial, puesto que es el presidente quien tiene la facultad de priorizar temas de la agenda legislativa.

Tras conocerse esta decisión, distintas organizaciones pro diversidad sexual denunciaron que el presidente Sebastián Piñera está ignorando las obligaciones adquiridas en el pacto firmado en 2016 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde el Estado se comprometió a impulsar el matrimonio igualitario en el país.

Reacciones

Para el concejal de Sierra Gorda, Carlos Sepúlveda (PS), la acción del Gobierno es una falta de respeto para la comunidad.

«Seguimos siendo un país que quiere ser desarrollado, pero que en la realidad no es así. Hay países donde esto ya es ley y a nosotros nos siguen maltratando, porque no están pensando en todos los chilenos, están pensando en un grupo y más ahora que hay un gobierno bien conservador», sentenció el edil.

Por su parte Álvaro Soto, miembro de la Coordinadora de Organizaciones por la Diversidad Sexual de Antofagasta, considera inaudito que un grupo de personas con creencias personales se den la libertad de no apoyar un sentir ciudadano.

«No es algo que solo nosotros como personas de la comunidad (LGBTQ) esperamos recibir, sino también muchas personas que apoyan a la comunidad», afirmó.

Oficialismo

Por otro lado, la noticia también causó revuelo dentro del mismo oficialismo, puesto que el partido Evópoli mostró su respaldo a la iniciativa. Consultado al respecto, el presidente regional de la colectividad, Vladimir Meza, declinó dar su opinión a la espera de más información. Sin embargo, en declaraciones formuladas en el programa Miércoles Políticos en Radio FM7, el militante de Evópoli Antofagasta, Leonardo Ledezma, mostró su apoyo al matrimonio igualitario, señalando que se trata de una decisión personal y que el Estado debe garantizar derechos para todos, sin importar la orientación sexual.

Proyecto parado durante dos años

Cabe recordar que el proyecto de matrimonio igualitario tiene su origen en los acuerdos adscritos por el Estado de Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), esto luego de que el Movilh presentara una demanda ante la imposibilidad de acceder al derecho de que dos personas del mismo sexo pudieran casarse.

Desde que el proyecto de ley fue impulsado durante el mandato de la expresidenta Michelle Bachelet el año 2017, han pasado dos años en que ha estado durmiendo en el congreso sin presentar avances. Sin embargo, el debate se ha vuelto a abrir y la Comisión de Constitución del Senado retomó la discusión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here