En su más reciente visita distrital, Regionalista.cl conversó con la diputada Marcela Hernando (PR), quien se refirió a los masivos despidos en los servicios públicos, así como la necesidad de unidad de la oposición de cara a los próximos desafíos electorales, entre otros temas.

Hernando también confirma su decisión de postular al Senado en las elecciones de 2021.

¿Cuál es su opinión sobre los despidos masivos en distintos servicios públicos?

Yo estoy súper preocupada por el tema del empleo en nuestra región, porque aún cuando el gobierno diga que las cifras macroeconómicas están bien, lo que uno observa en lo micro, es que se está terminando con una cantidad de empleo que es extraordinaria. Y eso también en el sector público. Pero también cuando uno conversa a nivel regional con los notarios, que son los que hacen el finiquito de las empresas privadas, han aumentado una barbaridad. Una notaría que el año pasado tenía mil quinientos en el año, este año está marcando dos mil setecientos. Si a eso uno le suma lo que se viene el próximo año en Chuquicamata con el cierre del rajo, son mil setecientos empleos que se pierden. Tocopilla, con el cierre de la termoeléctrica, ahí hay otra cantidad de personas. A mí me parece que no tenemos suficiente información para decir que los datos han disminuido. Si bien en la última cifra conocida aparece la región bajando en algunas décimas, habría que pensar que mucha de la gente que está quedando cesante se está yendo a otras regiones. No es suficiente el mirar los indicadores grandes, hay que ir a mirar el contexto y cuando uno está en Calama y te paseas por el mall, te das cuenta que hay un montón de tiendas que están cerradas, como hay horas en que penan las ánimas y que se nota. Tú lo percibes en la calle, conversando con la gente.

Además seguimos siendo la segunda región con mayor desempleo en el país

Y está ocurriendo en el norte, porque en la última medición también estábamos junto con Tarapacá y Atacama. Y seguimos punteando los mismos lugares. Quizás hemos bajado un par de décimas, pero yo creo que ese factor es por la movilidad de la gente que se desplaza a otros lugares en busca de oportunidades.

¿Se puede decir que el gobierno jugó con las expectativas cuando habló de los tiempos mejores?

Es cosa de pensar lo que está pasando con la automatización de una serie de faenas. Sabemos que las empresas mineras se podrían automatizar mucho más de lo que están haciendo hoy día. Sabemos que la Minera Escondida está haciendo reestructuración de sus procesos administrativos y eliminando algunas áreas completas que estaban en la región y se las está llevando a Santiago. Y que hay algunas otras áreas administrativas que no funcionan ni siquiera en Chile, funcionan vía remota en otras partes y de la misma manera otras empresas. Y a menor escala están haciendo lo mismo. Por ejemplo cuando uno va al supermercado, ya no te pesan la fruta ni el pan, lo haces tú solo y te etiquetas las cosas. Hay cajas automáticas. Cuando vas al aeropuerto hasta tú te etiquetas las maletas. Entonces, son puestos de trabajo que se pierden y sabemos que hay una cantidad de empleos y de profesiones que van a desaparecer. Se piensa que en unos años más no va a ser necesario un abogado, porque va a ver computadoras mucho más eficientes para dictar jurisprudencia, mucho más rápido. Así como esas profesiones también van a desaparecer, como desaparecieron los relojeros, los zapateros.

¿Cómo debiera enfocarse un plan de desarrollo para la región, para fomentar el empleo y el crecimiento?

Yo creo que lo primero es plantearse este desafío, este diagnóstico y de verdad empezar a cambiar también en la forma que educamos a nuestros niños. Porque independientemente si es atractivo estar en el colegio, o si los niños aprenden o no aprenden con un profesor o aprenden más por internet, esos son desafíos ciertos. Pero nadie se ha planteado todavía que seguimos educando a nuestros niños para que sean empleados, y que ojalá puedan encontrar una pega que les dure treinta o cuarenta años, se jubilen, les regalen un reloj y se vayan a sus casas tranquilos. Y la verdad es que hoy en día el mundo es otro y la educación no ha evolucionado en ese aspecto y los jóvenes principalmente en la región quieren estudiar o carreras tradicionales o geología. Y la mayoría de ellos se sienten trabajando en la minería. No ven otras opciones.

Y ahí el rol fundamental es de quien lidera la región, en este caso el Intendente. ¿Cómo  ha visto el liderazgo de Marcos Díaz en esta materia?

A mí me da mucha pena, porque además siento que en nuestro país se ha perdido la capacidad de planificar en el largo plazo. Las autoridades, como duran cuatro años, están más pendientes de dejar una huella, de cortar alguna cinta y no necesariamente de planificar un desarrollo. Cada uno de los ministerios planifica por sí mismo, pero no hay una entidad, una institución, ni un ministerio específico. Antes existía el ministerio de Planificación, hoy se llama de Desarrollo Social. Y hemos perdido esa mirada. Eso a mí me preocupa. Pero por otro lado, como Gobierno Regional, yo soy bastante crítica respecto del tema de la cartera de proyectos, de proyectos de largo plazo. No ha sido renovada. Seguimos con proyectos que aún están en carpeta, algunos vienen desde hace veinte años. Estoy hablando, por ejemplo, de la circunvalación de Antofagasta y así como ese, la doble carretera a Calama. Primero fue pensado como una sola carretera, desde Antofagasta a Calama, luego la partieron en dos y la hicieron llegar hasta Carmen Alto. Luego iba a partir la segunda etapa. Y han pasado años y ahora vuelven a tener retrasos. Entonces, cuando uno mira que no hay proyectos en carpeta, también dices: «Oye, estamos teniendo problemas de cesantía y tampoco hay la generación de proyectos que generen mano de obra, necesidad de trabajadores».

¿Hoy tenemos carencias desde el Gobierno Regional y también desde algunos municipios en la región?

Absolutamente. A mí me da mucha lata, porque en todos los gobiernos yo he visto, he escuchado hablar a todos los ministros de economía sobre las reacciones anti cíclicas. Y desde mi punto de vista en épocas de vacas flacas es cuando el gobierno tiene que invertir, porque ese es un motor tremendamente poderoso para las economías locales. Y eso obviamente que reditúa en el próximo ciclo que puede ser de vacas gordas. Pero lamentablemente hemos tenido gobiernos, de lado y lado, que lo que han hecho es no invertir en periodos de vacas flacas. Y de las vacas gordas tampoco y en regiones menos. O sea, cuando uno ve los anuncios a propósito del Metro en Santiago, de las nuevas carreteras, de las conexiones, de verdad da rabia. A estas alturas da impotencia ver cómo las regiones seguimos siendo postergadas.

A propósito de transporte, ¿qué ha pasado con la propuesta del Tranvía para Antofagasta? Recientemente usted presentó un requerimiento a la Contraloría para que se indaguen posibles conflictos de interés en el CREO Antofagasta. Y desde ahí mismo surgen informes que descartan el Tranvía.

Por supuesto y no es un tema que sea nuevo. La verdad es que lo he hecho saber en varias partes, lo he dicho tanto a los gerentes de esas empresas, lo he dicho desde hace tiempo. Se lo he dicho también a las universidades. Recordemos que el informe sobre el estudio para definir la viabilidad del metrocable en Antofagasta estuvo oculto. Fue una decisión ocultarlo. Yo tengo la respuesta del Ministerio de Transportes que lo declara confidencial. Y finalmente logré que esta administración lo entregara. Eso me parece una irresponsabilidad, porque habla de decisiones políticas que se tomaron, porque algunos proyectos pueden ser no rentables económicamente, pero sí socialmente lo son. Y políticamente son estratégicos. El gobierno que sea, puede tomar la decisión de hacerlo.

¿El gobierno tiene la facultad para hacerlo?

Absolutamente. De hecho en muchas regiones se invierte de esa manera. Si no, no se invertiría. Yo creo que hubo razones políticas (para impedir que se concretara el Tranvía), como fue un proyecto levantado desde la Municipalidad y por la suscrita, hubo razones políticas para bloquearlo, de quienes competían políticamente conmigo. No entiendo otra razón. Después vino el Intendente Volta que fue el que levantó el tema del metro cable, que desde un principio era lógico que no era rentable. No servía para nada, porque cada uno de esos carritos transportaba diez personas. Y necesitábamos mover unas nueve mil. ¿Cuántos carros por segundo tendríamos que mover en una hora? Entonces, cosas de ese tipo. Pregunté al Ministro de la época y luego a la Ministra y ahí fue cuando declararon que los resultados de las sucesivas evaluaciones, porque no fue una sola, eras secretos y confidenciales.

Pero resulta bastante irresponsable que por temas políticos se postergue un proyecto positivo para una comuna

Es la ciudadanía la que pierde y lamentablemente una no escucha otras voces. Hay algunos y algunas que son buenas para reclamar, pero a la hora de que ellos miren en pro de la ciudad, no lo hacen. O sea, silencio absoluto por parte de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), silencio absoluto de los colegios profesionales de arquitectos, de ingenieros y silencio absoluto de la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC). Jamás hablaron.

¿A eso se refiere en esa presentación que realiza a contraloría sobre posibles conflictos de interés de algunas de estas empresas?

Cuando partió el CREO -que no se llamaba CREO en ese tiempo-, lo que se pretendía era aunar los esfuerzos de las grandes empresas mineras que decían que entregaban una cantidad de millones para una playa, una plaza por acá. O ayudas a las juntas de vecinos. Entonces su intención era construir una agenda público privada con la Municipalidad y con el Gobierno Regional, con el objeto de decir cuáles son los proyectos más importantes para la región y poner esos recursos ahí, focalizados. Pero eran las empresas mineras. Ahora, cuando entras a tener dentro de la mesa a quienes son propietarios de los terrenos, a quienes van a definir por donde pasa un medio de movilización o dónde se va a construir cualquier cosa que va a valorizar o no va a valorizar el terreno… Cuando vas a tener gremios que van a participar en las licitaciones de de esos proyectos, obviamente hay conflictos de interés.

¿Esto está en Contraloría a la espera de un pronunciamiento?

Sí. Ahora lamentablemente Contraloría en Antofagasta perdió, para variar, más de cuatro profesionales, que ya eran pocos. Y los perdió porque al crearse la Región de Ñuble, necesitaron redistribuir cargos y se llevaron cuatro de acá. Yo lo he conversado con el Contralor Nacional, lo he conversado con el Contralor Regional. Sé que están pedidos los recursos. Si bien no se vio una expansión a los recursos de la Contraloría, hay algo que sí tiene muy satisfecho al Contralor y es que él va a poder transformar algunos de esos recursos en recursos humanos. Y, por lo tanto, la promesa es que se van a reponer esos cargos acá. Son necesarios, entendiendo que la Contraloría está bastante sobrecargada con los problemas que tienen las diferentes Municipalidades, de las cuales hay tres que están con el agua al cuello: San Pedro de Atacama, Calama y Antofagasta. Por eso es necesario de todas maneras reforzar los equipos de la Contraloría.

Respecto a su futuro político, ¿usted ha planteado sus intenciones de ser candidata a senadora?

Sí. A estas alturas mi marido y yo estamos haciendo planes para jubilarnos. Entonces estoy pensando en un plazo que es corto y en ese contexto también siento una responsabilidad para con el Partido Radical, que es mi partido político. Porque el Partido Radical no tiene presencia en el Senado actualmente. El senador Guillier, si bien está en un cupo radical, él ha sido muy explícito en decir que él es independiente y que no va a dejar de ser independiente. Y por lo tanto nosotros no tenemos presencia en el Senado. A eso le sumo que soy la única mujer que soy parlamentaria después de 52 años y sólo hemos tenido dos mujeres diputadas antes -y antes de la dictadura por cierto-. Por eso, la única oportunidad de tener una mujer en el corto plazo en el senado es conmigo. Y eso hace que las cosas se vayan encausando hacia este lado. La verdad es que no es una cosa que me vuelva loca, pero me parece que sería una buena forma de terminar mi vida política.

¿Y qué pasa con el Senador Guillier?

Nosotros no nos cerramos a que el Senador Guillier vaya en la misma lista. Incluso podría tomar la decisión de firmar por el partido, de firmar por otro partido, de dejar de ser independiente. Yo creo que tenemos que llevar una lista de consenso y de unidad de oposición y por lo tanto bienvenido. Pero él no se ha acercado, no ha mantenido una conversación con la directiva actual del Partido Radical.

Respecto a las próximas elecciones, ¿es partidaria de acuerdos amplios para enfrentar esos desafíos en unidad?

Absolutamente, porque además ya tenemos experiencia en eso. De hecho, el que la oposición tenga la mesa del parlamento, que tenga la presidencia de las comisiones, se debe precisamente a acuerdos de ese tipo, en los que todos fuimos generosos. Y en ese contexto, me parece a mí que no es tan impracticable volver a acordar algo que finalmente nos beneficie a todos, que hay que pensar en el bien del país.

¿Y uno de los mecanismos podría ser una primaria amplia para gobernadores regionales, para algunas alcaldías?

Yo estoy de acuerdo con las primarias, pero no creo en las primarias legales, porque son demasiado tardías, son solo un par de meses antes de las elecciones. Y eso no permite levantar una candidatura como corresponde. La derecha ya está haciendo campaña y la está haciendo desde los cargos públicos y utilizando el aparato público. Entonces en eso nosotros deberíamos hacer primarias, pero primarias convencionales y entre nosotros. Y hacerlas pronto y también acuerdos locales según la realidad de cada contexto.

¿Cree que hoy día hay disposición dentro de la oposición para llegar a este tipo de entendimientos?

Yo creo que sí, a pesar de que de repente salen por ahí algunas declaraciones disonantes. Las personas con las que converso dicen y expresan más menos lo mismo. Entonces, yo tengo bastante fe en que eso suceda. Se va a dar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here