El viaje del presidente a China con la participación de sus hijos, los anuncios sobre reforma a las Isapres y a Fonasa, además de temas locales como el aporte de Coldeo y las mineras al desarrollo, además de Chaqueta Blanca, son algunos de los tópicos que Regionalista.cl conversó con la diputada Marcela Hernando.

En la conversación también abordó la posibilidad de alianzas electorales entre los distintos sectores de la oposición en nuestra región, de cara al 2020.

Recientemente fueron presentados diferentes requerimientos en Contraloría por la presencia de los hijos del presidente Piñera en el viaje a China. ¿Cuál es su opinión sobre ese episodio?

Primero decir que me parece que los hijos del presidente no deberían haber ido. Luego de decir eso digo que las presentaciones en Contraloría, en este caso, van a ser infructuosas. Cuando la Contraloría diga «no tenemos cómo sancionar al presidente» o las observaciones que hagan, entonces la ciudadanía va a decir: «Ven, no había ningún problema en que fueran».

¿Y por qué Contraloría no tiene facultades para sancionar en este caso?

Porque la figura del presidente de la república no está sujeta a las leyes y normas de probidad. Al presidente nadie lo fiscaliza. Entonces, es un juicio ético el que se hace. Y desde ese punto de vista hacer denuncias a Contraloría no creo que vaya a surtir efecto. Y me parece que políticamente es perjudicial, porque cuando salga el fallo muchos van a decir: «Vieron, no había ningún problema». Yo creo que lo que hay que hacer es un juicio ético. Es diferente cuando, por ejemplo, vimos a Obama ir a una gira con sus hijas, pero niñas que eran adolescentes. Aquí vemos que son dos profesionales que tienen intereses en empresas tecnológicas, que acaban de fundar una empresa tecnológica en marzo.

Así fue revelado por un medio…

Y como empresarios, entonces, no es indiferente que los designen a dedo en la comitiva. Porque no es indiferente para una empresa del extranjero que lleguen los dos hijos del presidente, empresarios, con negocios en sus rubros. Eso obviamente genera una ventaja comparativa por haber nacido donde nacieron y ser hijos de quien son. Y eso es lo reprochable.

En el mismo tema, ¿qué le parece la presencia de Luksic, versus Codelco que no fue invitado a esta gira a China?

Yo creo que es válida la crítica por no haber asistido. Yo creo que es bajarle el nivel a la discusión cuando Luksic dice si están esperando venir en gira para vender. Nosotros tenemos oficina hace no sé cuántos años. Codelco no necesita ir con el presidente para vender. Pero es diferente que el presidente de Chile releve a la empresa pública más grande del país a que no lo haga. Es ese el pecado. Más que el hecho de que vaya Luksic. El tema es que no va Codelco.

Recientemente el gobierno anunció un proyecto de ley en materia de salud, para reformar el sistema de Isapres, además de otras medidas. En su opinión, ¿esta propuesta resuelve el problema?

No. No solamente no resuelve ese problema, sino que además es más contraproducente. Lo que hace es profundizar aún más las diferencias entre quienes hoy día tienen acceso a una salud entre comillas de otro nivel, versus la que tiene el resto de las personas. Primero, el énfasis que está haciendo el gobierno es realmente risible cuando le dedica el 90% del discurso a la reforma de Isapres que afecta al 18% de la población y le dedica 3 minutos a hablar de una mini reforma a Fonasa, que es la que mantiene la salud pública del país. Y eso es un primer síntoma de alerta. Cuando uno mira al interior de la reforma a las isapres, lo que está haciendo ésta es aumentar las ganancias de las isapres, a través, por ejemplo, del 2% de las licencias médicas. Hoy día, que todo el mundo reclama por el gasto de las licencias médicas, hay que decir que este gasto se lleva el 1,8% de la cotización. Y aquí se está aumentando la cotización en un 2%, o sea más de lo que se gasta hoy día, para cubrirlo limpiamente. O sea, parten con las licencias médicas ganando un margen del 0,2%. Y dejando el resto de la cotización libre para todo el resto de las cosas. Entonces, obviamente que parten ganando más. Además de eso, a través de esta ley estás liberalizando que mucha gente de Fonasa, al aumentar la cotización, pase a Isapre. Pero son los sueldos más altos que hoy día cotizan en Fonasa. Y es gente más sana, es gente más joven. Y, por lo tanto, estás descremando.

O sea, ¿esta es una reforma pro Isapres?

Exactamente. Es para resolver el tema a las Isapres. Siguen funcionando con una lógica de seguro.

¿Cómo se explica, entonces, que este gobierno permanentemente haga anuncios de proyectos que supuestamente van a resolver los problemas, pero que mantienen el sistema y lo fortalecen?

El gobierno está enfocado en una campaña que es muy llamativa y a lo mejor atractiva para la clase media entre comillas. Y hablo de clase media entre comillas, porque el segmento de clase media en nuestro país es relativo. Que hoy día hay gente en nuestro país que tiene más poder adquisitivo es cierto. Pero basta con que una de esas personas se enferme de algo grave y cayó en la pobreza de nuevo. Las personas pueden oscilar entre más o menos pobres, después clase media y luego volver.

O endeudados para poder vivir…

Con gente comprando a crédito el pan. En ese contexto de clase media, hay una clase media aspiracional. El hecho de poder llegar a pertenecer a una Isapre es más bien aspiracional. Y por eso es atractivo. Pero es para un segmento de la población, que tampoco es mucho. Cada ley de gobierno debe venir con un informe financiero aparte. Cuando tú lees el informe financiero del proyecto de Isapres, hablan de Fonasa. Lo que tendría que decir en estricto rigor Hacienda es: «Mire, esta es una reforma del sector privado de salud y por lo tanto no afecta o no va a haber mayor gasto en el sector público». Pero no dice eso…

¿Y qué dice?

Lo que dice es: «Esta reforma a las Isapres va a significar que salgan del orden de 470.000 afiliados desde Fonasa a Isapres. Eso va a significar un menor ingreso a Fonasa de tantos millones de dólares». O sea, hay un informe financiero de Hacienda que ya habla de una pérdida para Fonasa. Y esa pérdida no se traduce en las prestaciones o los bonos de la gente que va a ir a pediatra con un bono Fonasa o a los pocos médicos que todavía atienden en Fonasa. Se traduce en menos aporte para los hospitales. Y por otro lado, hoy día son los directores de hospitales y directores de servicio los que deciden trasladar a alguien a una clínica o cuando compran servicios. Y en esta reforma a Fonasa, va a ser el director de Fonasa el que decida cuando comprar.

¿Y cuáles son las propuestas desde la oposición o desde su bancada?

Las propuestas de nosotros son una reforma integral a salud, que lamentablemente no está dentro de nuestras atribuciones, porque implica gasto. Para nosotros lo lógico sería tener un fondo de compensación que asegurara una base que fuera similar en materia de salud. Que todas las personas pudieran ser atendidas antes de un mes por el médico o el especialista que corresponda. Y que tenga las enfermedades más importantes cubiertas. Sobre eso, en el sector privado podría haber seguros en la lógica de los seguros de las Isapres, que las personas pagaran un delta por atenderse donde quieran. Pero que existiera esa solidaridad en lo básico.

¿Cuál es su opinión sobre el problema con el vertedero de Antofagasta y la no apertura del relleno sanitario Chaqueta Blanca?

Lo hemos dicho antes. Yo pienso que aquí hay un muy mal contrato con la empresa y unas muy malas bases de licitación y un proceso malo de implementación. Esto era para que estuviera inaugurado y funcionando en septiembre de 2016. Todo lo que ha pasado además, hace desconfiar mucho de los recursos económicos y de la forma en que se ha llevado. Pero lo que ya nadie entiende, porque hoy día yo me declaro confundida respecto de cual es la verdadera razón por la que no se recibe Chaqueta Blanca y no se inaugura. Porque entiendo que hace ya mas de un mes cuando había 17 observaciones estaba bien claro lo que tenían que hacer. Y entiendo que ya están las piscinas de lixiviación y lo que les habían pedido. Entonces no entiendo por qué no se recibe. No han sido claros en decir: «Miren, estas son la sobras que faltan».

Además se ha visto un cruce de intereses políticos, con dos sectores criticándose mutuamente a propósito de este tema. Y mientras eso ocurre la gente que sufre los efectos del vertedero sigue esperando.

Y yo diría que todos solidarizamos con quienes viven alrededor del vertedero. Ha sido la propia desesperación lo que los ha llevado a cerrar el acceso. De hecho, con ese cierre de acceso, en el fondo estaban haciendo cumplir el mandato de Contraloría que había dicho que el vertedero no podía seguir funcionando más.

¿Y quién tiene que hacer valer ese dictamen? Porque si hay una resolución que dice que eso no debe funcionar, ¿por qué sigue funcionando?

Si sigue funcionando, la Contraloría podría insistir en buscar responsabilidades. Pero tampoco creo que es el sentido que Contraloría se lleve haciendo investigaciones y sumarios para buscar responsabilidades administrativas, cuando lo que nos interesa a todos es que la cosa funcione.

¿Ahí el llamado es que todas las partes se entiendan?

Entiendo que había una reunión con la empresa (la semana pasada), el gobierno regional y la municipalidad. Ojalá que hayan llegado a un acuerdo (Nota de la redacción: Finalmente no hubo un acuerdo y se realizaron dos reuniones por separado).

Hace poco hubo un debate sobre el aporte de Codelco y otras mineras privadas a Calama y la región en general. En su opinión, ¿hay un aporte concreto al desarrollo de nuestra región por parte de estas industrias?

Concreto no. Yo diría que es como un pincelazo. Apenas lo que dedican a través de responsabilidad social empresarial, pero hecho más bien con criterios de capital reputacional. A ellos más bien les interesa aparecer en las placas, en los anuncios, en el marketing. Pero de dejar capacidad instalada verdadera, real, de hacer proyectos a largo plazo, la verdad es que cada vez ha ido más en retirada. En algún momento La Escondida lo hizo, Zaldívar también. Pero hoy día yo diría que son solo pincelazos los que hacen las empresas. Y más bien se dedican a trabajar con la opinión pública y con grupos pequeños y no dejan cosas realmente significativas para el territorio. Eso es mucha culpa de nuestro país, porque es demasiado centralista. Y al centro muchas veces le interesa más que estas empresas colaboren con el nivel central, que paguen los impuestos allá, que si van a dejar algunos aportes lo hagan con Santiago a Mil, centralizadamente. Además en el caso de Codelco están restringidos con la normativa. Por ser empresas del Estado tampoco pueden aportar mucho. Así es que menos todavía pueden hacerlo. Por eso yo creo que aquí hay una deuda, a lo mejor legislativa, del Estado. Porque como esto tiene que ver con tributos y aportes, tiene que ser impulsado por el gobierno. Y nosotros como parlamentarios lo que vemos es que la única posibilidad esa través de la modificación de los tributos que ellos dejan en la región, los llames como los llames, royalties, como quieras llamarlo.

Pero debe ser por ley…

Sí. Y no solamente las mineras. Los puertos no dejan nada y también recaudan. Y todo eso se va a Santiago, al ministerio de Hacienda.

Vimos recientemente el reporte de Minera Escondida. El año 2018 aumentaron un 40% sus utilidades y solo en impuestos pagaron más de 700 millones de dólares.

Y se va a Santiago. Eso es un problema de cómo está estructurado nuestro país. Lo centralista que es. Algo que discutimos el otro día a propósito de un foro que hubo en Filzic. Y esto no va a cambiar mientras no exista un compromiso real desde el ejecutivo por cambiar además quien decide realmente, porque quien manda aquí en nuestro país es Hacienda. Debiera haber menos economistas ahí y debieran poner más gente de las ciencias sociales para hacer más evaluación social de los proyectos grandes. Es la única manera de cambiar.

Finalmente, ¿cómo ve a la oposición en nuestra región de cara a las contiendas electorales del próximo año 2020?

Yo creo que hoy día está claro que somos muchas oposiciones. Somos muchos quienes nos definimos en contra de estas iniciativas del gobierno, no por un ánimo obstruccionista, sino porque tenemos una visión demasiado diferente del mundo. Es una diferencia valórica. Yo pienso que el Estado tiene el deber de planificar y hacerlo en el largo plazo, porque los gobernantes están tan poco tiempo que siempre están pensando en la cosa chica para cortar cinta. Por otra parte la derecha, el actual gobierno, piensa que es el mercado el que planifica y que el Estado no tiene ninguna necesidad de planificar. Y esa una visión tan diferente del mundo que uno no puede estar de acuerdo con ello y por eso que soy oposición. Y por eso algunas veces nos oponemos a algunos proyectos de ley. Y desde ese punto de vista está bien definida quien es la oposición, pero no todos pensamos igual.

¿Pero hay temas en que hay acuerdos?

Lo que sí estamos de acuerdo es que no queremos que gobierne de nuevo esta otra visión del mundo. Y en ese contexto nos da una esperanza, un aire, lo que pasó en España. Yo tengo fe, de verdad, en que vamos a ser capaces de organizarnos para tener alianzas, que sean electorales. Yo no pienso que vamos a ponernos de acuerdo exactamente en pensar todos lo mismo, pero sí en hacer alianzas electorales.

1 Comentario

  1. Estimada Diputada: Por ley las ISAPRES son empresas (aseguradoras) con fines de lucro y no solidarias, por lo tanto, no vale mas la pena entrar en esta discusion que no lleva ni llevara a ninguna parte.
    Si realmente se desea verdaderas instituciones adminsitradoras de un sistema de salud previsional, propongo que se legisle para permitir la existencia de ellas, sin fines de lucro y solidarias y dejar que el mercado (es decir los cotizantes) decidan. SDi esto no se hace, significa que los legisladores y el mercado le temen a las reglas del mercado o lo que es peor, existe COLUSION o intereses creados y cruzados.
    Otra propuesta, permitir que las MUTUALES de la seguridad atiendan al grupo familiar. Estas instituciones son sin fines de lucro (aunque sabemos como muchas de ellas violan este principio creando empresas entre ellos y arrendando servicios posteriormente a las mutuales) y a pesar de esto, todas tienen recursos, buenos excedentes y crecen y crecen. Lo mas sorprendente es que atienden costosos problemas de salud (accidentes del trabajo) con complejas operaciones, rehabilitaciones y pago de PENSION en caso de muerte del trabajador y no cotizan mas del 3% de la remuneracion imponible del trabajador. Nadie ha pensado como es posible que con el 7% Fonasa este quebrado y las ISAPRES lloren que deben subir y subir los planes pues los costos de salud crecen y crecen?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here