La diputada por la región de Antofagasta, Marcela Hernando (PR), conversó con Regionalista.cl para analizar los primeros tres meses del gobierno, el rol de la oposición y la posibilidad de un trabajo conjunto de toda la centro izquierda en nuestra región, de cara a las elecciones municipales y de gobernador regional.

Asimismo, Hernando se refiere a la gestión de la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo y evalúa los escenarios que se abren tras su formalización.

¿Cuál es su evaluación de estos primeros meses del gobierno a nivel nacional?

A nivel nacional, yo creo que todo el mundo, tanto la gente de la coalición gobernante, como toda la oposición, tenía más expectativas respecto del gobierno que se iba a instalar. Porque entendíamos que además tenían la experiencia de haber sido gobierno. Pero cuando uno mira tres meses de gobierno, uno siente que los servicios están a nivel de regiones huérfanos. Y están permanentemente mirando hacia Santiago y esperando instrucciones, que no llegan tampoco. Les ha costado la instalación, aparte de los errores garrafales que han cometido en algunas carteras más que en otras.

¿Y desde el punto de vista legislativo?

Se ve débil. Cuando nosotros hablamos de sequía legislativa, es efectiva. Yo soy presidenta de la comisión de Minería y Energía. Cuando iniciamos nuestro periodo había un par de proyectos en cartera que son mociones parlamentarias. Todavía no hay proyectos que sean del ejecutivo. Lo que ha hecho el ejecutivo es patrocinar algunas mociones parlamentarias. Y eso ocurre en la mayoría de las comisiones. En la comisión de Recursos Hídricos llevamos tres meses trabajando y no hemos visto ninguna sola iniciativa de ley. Tampoco han mociones. La verdad es que la tabla de la semana, si ustedes la revisan, da pena. Estamos leyendo informes de comisiones investigadoras y no estamos tramitando ni mociones ni mensajes. Y muchas de las cosas que han salido y que se anunciaron en el discurso del presidente Piñera son cosas que venían desde el gobierno anterior.

Se ha criticado mucho la falta de mención de las regiones en el discurso presidencial. El gobierno dijo que las medidas para regiones venían en los anexos. ¿Ha podido ver esos anexos?

No, para nada. Es un reclamo generalizado por la ausencia de las regiones. Pero, además, una de mis expectativas era que no hiciera precisamente lo que hizo, que fue tratar de echarle barro al gobierno pasado. Y de una forma bien paradojal. Porque por una parte atacó mucho al gobierno anterior, pero dio como triunfos cosas que venían del gobierno anterior. Entonces, yo creo que ahí hay una naturaleza, como la naturaleza del escorpión, que le impide al presidente funcionar de otra manera. Ahí se equivocaron bastante.

¿Cómo evalúa al gobierno regional, liderado por el Intendente Marco Díaz?

Si hemos visto una mala instalación de un gobierno regional, el peor ha sido este. Cuando uno pretende tener algún indicador numérico, respecto a la cantidad de seremis que se han caído, lo que ocurrió con el Core, que a mí me parece impresentable que se haya retirado a 4 cores para cumplir otras funciones. Es una barbaridad. Ellos fueron
electos con voto popular. Eso habla mal, es no tener un contingente de personas que estén formadas o que tengan la experiencia. Muy pocos de quienes han asumidos en los cargos de seremis o directores tienen la experiencia de haber estado en la administración pública. Y esto no es un tema que se pueda venir a aprender así tan fácil. Entonces, yo creo que desde ese punto de vista, no estoy contenta. Y no se ha notado tanto única y exclusivamente porque no ha habido grandes demandas, porque están sin agenda.

¿Cómo evalúa el rol que ha ejercido la oposición en estos pocos meses?

Yo valoro algunas de las cosas que se han hecho y que nos han unido. En lo personal y más cercano me acuerdo de la interpelación al Ministro de Salud. Pero también algunas de las presentaciones que se han hecho a contraloría por parte del Partido Socialista. Que el Partido Comunista haya hecho una presentación al Tribunal Constitucional, a
propósito de los temas de la ley de aborto en tres causales. Sin embargo, también creo que hubo una especie de erudición en algún momento y muchos movimientos o partidos trataron de tomar la delantera y han iniciado algunas ofensivas que han sido infructuosas o están siendo infructuosas, por lo precipitadas. Aquí hay que ir piano
piano. Y cuando tengamos cosas sólidas, tenemos que estar todos detrás de eso.

La derecha señala que la oposición actual es obstruccionista porque va a la Contraloría y fiscaliza los actos del Gobierno. ¿Qué le parece?

Nosotros como coalición o como oposición, hemos gobernado durante mucho más
tiempo. Muchos de nosotros hemos estado en el ejecutivo, por lo tanto tenemos una experiencia que muchos de los que llegan no tienen. Entonces, nos damos cuenta al tiro cuando se está transgrediendo alguna norma. Y no nos podemos quedar callados. Por más que uno quiera colaborar, en los temas de infancia, de seguridad pública, no vamos a dejar de ejercer nuestro rol fiscalizador. Y menos cuando vemos que se están destruyendo las instituciones del estado, que ya tuvimos la experiencia en el primer gobierno, en el que desmantelaron la capacidad fiscalizadora del estado. Entonces, no estamos dispuestos a que sigan avanzando en ese sentido.

¿Ve posible posible un trabajo conjunto de la oposición y de toda la centro izquierda, de cara a las elecciones municipales y de Gobernador Regional en nuestra región?

Entre la oposición en la cámara existe una muy buena relación entre todos. La
mayoría de las veces estamos todos en una y por apoyar las iniciativas de cualquiera de nosotros. A veces cuando no estamos muy convencidos de alguna cosa, falta o se demora más en recoger los votos o las firmas, pero en general nos vemos más unidos y con un ánimo colaborativo. Sin embargo, en la región yo siento que todos los partidos
políticos están gobernados hoy día por personas que están pensando más en sus intereses personales. Y mientras eso ocurra, no va a haber la generosidad que se necesita para trabajar en conjunto, con el tiempo que se necesita trabajar. Me refiero a la oposición en general. Hay algunos que están muy fragmentados, al interior de ellos.
Además, las pocas cuotas de poder que quedan se están defendiendo muy en la personal. Entonces, yo siento que ahí nos va a costar. Vamos a terminar, como siempre, a última hora poniéndonos de acuerdo para ver a quien vamos a apoyar. Y eso va a ser tarde.

¿La oposición, si actuara unida, sería mayoría en la región?

Es mayoría. No me cabe duda. A nivel nacional hace algunos meses no se veía rostros que motivaran. Y hoy día aparecen, tanto en el Partido Socialista, en el PPD, en el Partido Radical menos, pero hay gente. En la Democracia Cristiana. No es que estemos pobres de figuras. Aparece un Heraldo Muñoz. Aparece Elizalde. Aparece el Ex Ministro
de Energía (Máximo Pacheco). Ellos podrían perfectamente ser cabeza de algún movimiento más amplio.

¿Y acá en la región ve liderazgos?

No.

Pensando en las municipales o en la gobernación regional…

O sea, yo creo que hay gente y los partidos tienen candidatos. Pero aquí siguen muchos partidos políticos aferrados a la necesidad de «tengo que llevar un candidato o si no no tengo con qué negociar». Y eso es lo peor, porque el hecho de no reconocer un liderazgo que está en otro lado y apoyarlo… Esa es la generosidad que yo creo que se necesita.

¿Y cree que sea posible una primaria amplia en nuestra región de toda la centro izquierda?

Ojalá que se tomara esa decisión, pero que fuera luego. Yo creo que las primarias que están establecidas en la ley están demasiado encima de las elecciones como para que eso dé el tiempo suficiente para instalarse cuando, además, no tenemos el gobierno. Hoy día el gobierno está aprovechando muy bien la capacidad instalada, en términos de hacer despliegue territorial, de las políticas públicas.

¿Cómo evalúa la gestión de la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo?

Yo creo que hoy día se está notando, con mayor razón, cosas que antes no se notaban, en términos de la gestión. Hay, en el último tiempo, una especie de lavado de imagen, con mucho esfuerzo comunicacional por aparecer haciendo cosas. Pero lamentablemente, cuando uno lo mira desde el punto de vista social, no es lo mismo. Existe un rol social que no se está cumpliendo. Y lo digo pensando en los mismos niños, en los minusválidos, en los adultos mayores. La cantidad de recursos que se dedican hoy día para apoyar ese tipo de planes es mínima. Nunca hay recursos y siempre se están quejando del dinero. Y cuando uno mira la gestión… 15.000 millones de pesos… 15.000
millones de pesos de saldo inicial de caja. Y eso es, después de descontados, porque no me digan a mí que son fondos comprometidos. Esto es el informe con la evaluación hecha en marzo. Este es un municipio que tiene muchos recursos. Cuando uno ve que en la basura estamos gastando en Chaqueta Blanca, estamos gastando en el vertedero y
subimos al doble en el gasto en el vertedero, por hacer lo mismo que estaban haciendo antes.

O el gasto altísimo en publicidad…

Además. Ya la contraloría se ha pronunciado respecto del mal gasto. A mí no me gusta opinar mucho para que no se diga que es una cuestión personal. Pero a mi me parece que no es una buena gestión. Y partiendo con cosas objetivas como esas del saldo inicial de caja.

¿Qué espera de lo que pueda ocurrir tras la formalización de la alcaldesa Karen Rojo por el caso «asesor»?

A mí me parece que este caso es idéntico al caso «asesores» de Adaro. Por lo tanto, no tendría por qué tener una sanción diferente, a menos que salga un conejo debajo de un sombrero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here