Este jueves 8 de marzo en el Juzgado de Garantía de Antofagasta se realizó la audiencia de formalización en contra de los funcionarios municipales Ignacio León (Director de Dideco) y Kimmverley Espinoza (Coordinadora del área de recreación), a quienes se les sigue una investigación por la muerte del estudiante de 16 años, Nicolás Marambio.

Los hechos se remontan al 11 de febrero del año pasado, cuando el liceano estaba jugando básquetbol en una de las canchas de «Las Almejas» y luego de hacer un cesto la estructura que sostenía el arco cayó sobre él, causándole gravísimas lesiones que finalmente le provocaron la muerte.

El Ministerio Público, a través de la fiscal Yasmina Aspe, acusa por cuasidelito de homicidio a ambos funcionarios y solicitó la medida cautelar de arraigo nacional, medida que fue por la magistrado Paulina Rodríguez, quien dispuso el arraigo y otorgó 80 días para el cierre de la investigación.

«Luego de ser formalizado lo que me queda por decir es que vamos a prestar toda la colaboración en el proceso de investigación que es lo que se viene ahora, nosotros nos damos en este minuto por aludidos que se inicia este proceso y vamos a colaborar en todo lo que la Fiscalía y los jueces requieran para aportar a la investigación y que se esclarezcan los hechos», aseguró el Director de Dideco, Ignacio León.

En tanto, Olga Martínez, madre del estudiante, comentó entre lágrimas que «como familia hemos pasado por momentos muy difíciles, ellos no hicieron bien su pega, causaron la muerte de mi hijo, de un niño de 16 años, un niño sano. La familia está destruida, es una cosa que no podemos aceptar, yo todavía no puedo. Él debía estar cursando cuarto medio, lo que más quería era licenciarse con sus compañeros de curso».

Además de expresar su profundo dolor, pidió que los responsables paguen por sus actos, ya que eran responsables de la mantención de este espacio público.

El Ministerio Público en su investigación pudo corroborar que existía información relativa al mal estado en que se encontraba el recinto, pero -según la fiscalía- los encargados del área no tomaron las medidas para subsanar estas falencias.

Por su parte, la defensa de los imputados señala que no hubo dolo, ya que no existía la intención de causar daño. Además, indican que están prestando toda la colaboración en el caso. Sin embargo, a juicio del Ministerio Público, ellos son responsables de no haber previsto los medios suficientes para impedir este fatal accidente, tomando en consideración el mal estado de la estructura que cayó sobre Nicolás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here