La Consejera Regional María Ramírez representa a la provincia de Tocopilla. Nacida en la comuna del puerto salitrero, ha vivido en carne propia el centralismo que golpea más fuerte a las ciudades pequeñas y aisladas.

En el Día de las Regiones, reflexiona sobre la necesidad de avanzar en un proceso fuerte de descentralización, lo que a su juicio «es un proceso de reconocimiento de los pueblos, de su sentido de pertenencia, de su tierra y sus tradiciones».

«Es como reconocer a tu hijo cuando nace, lo inscribes, le pones apellido y eres familia, con los que resides. Además este es un proceso político, administrativo, se le debe otorgar a ese hijo facultades, recursos económicos para que pueda salir adelante, para que no esté solo y no lo contaminen, porque nos enfermamos, pero debemos también ser conscientes de que se requiere actualizar muchas leyes para que realmente resguarden nuestros territorios», afirma.

«Creo que la descentralización es posible, pero con la participación de los ciudadanos. Hoy es difícil, muchos se restan de estar y finalmente unos pocos deciden, a veces sin tener pertenencia al lugar. Es un proceso que el Estado debe acompañar, no dejar solo, pero entregar las herramientas necesarias. Lamentablemente no vemos voluntad real en el gobierno. Quieren seguir concentrando el poder en Santiago», agrega la Consejera Regional.

A juicio de María Ramírez, «tenemos una deuda enorme con nuestros pueblos originarios y con las comunas más pequeñas del país, que han sido dejadas de lado por el centralismo».

«Todos queremos crecer, desarrollarnos, porque tenemos un sentido de existencia. Preservar y resguardar nuestros antepasados, la historia. Siento que para eso estamos, para continuar un legado construido con amor por cada uno de los nuestros, en cada territorio. Solo nos falta ser reconocidos como tal y para eso tenemos que organizarnos y alzar la voz», concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here