El fiscal nacional Jorge Abbott designó al titular de la Fiscalía Regional Metropolitana Sur, Raúl Guzmán, para que indague los presuntos delitos de tráfico de armas en el Ejército, ”y otros ilícitos que deriven de éste”. Esto, a raíz de una publicación del semanario The Clinic que reveló audios secretos en donde el actual Comandante en Jefe de la institución, Ricardo Ramírez, revela que hay funcionarios que estarían implicados en la venta de armas a traficantes y delincuentes.

Dichos procedimientos, según detalló hoy el general en conferencia de prensa, “han sido utilizados anteriormente por bandas de narcotraficantes y delincuentes”. Este caso, tras las denuncia presentadas por la propia institución el pasado mes de octubre, era indagada solo por la Justicia Militar.

Junto con excusare por sus dichos “imprudentes”, entre los cuales revelaba que funcionarios habrían facilitado armas a bandas de narcotraficantes, aseguró que pondrá todos los antecedentes del caso en manos del Ministerio Público.

De acuerdo a su exposición, ese caso en particular corresponde a un hecho que involucró a cinco cabos de una misma unidad, el cual no estaba en conocimiento del ministro de Defensa, “ya que quedó radicada en los tribunales competentes”, previa denuncia al II Juzgado Militar.

Estos hechos han sido calificados como gravísimos por distintas autoridades y se suman al fraude con los fondos reservados del cobre y la reciente investigación por el mal uso de pasajes y viáticos al extranjero. Todo lo anterior, tiene al Ejército en una crisis de desconfianza y prestigio sin precedentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here