Pese a haber obtenido el resultado de manera democrática, la universidad no reconoce la paralización e incita a los alumnos a volver a clases de manera normal.

El día 6 de junio, mediante votación online, los estudiantes de la universidad Católica del Norte (UCN) llegaron al consenso de realizar una paralización, debido a que la modalidad de clases online no considera una serie de problemáticas, tales como alumnos sin acceso a internet, la negativa por parte de la casa de estudios a bajar el cobro de aranceles, entre otros puntos.

Fernanda Araya, estudiante de pedagogía del plantel, considera que «es súper desalentador que la universidad no tome el peso a esta paralización, hay personas como yo que realmente nos vemos afectadas por esta modalidad online, por no tener las herramientas necesarias para poder estar al cien por ciento».

«La orden que se les dio a los profesores es que, aunque estemos en paro, hay que seguir haciendo las clases y el que no entrega las cosas simplemente un 1, sin poder apelar. Esta situación sí nos está afectando a los alumnos y en nuestro rendimiento universitario», añadió.

La universidad, por su parte, no ha querido dar declaraciones públicas, pero mediante un correo dirigido a los alumnos expresaron estar «conscientes de las dificultades» que se enfrentan y se manifestaron «disponibles a dialogar».

«No obstante, un paro virtual afecta drásticamente a toda la Comunidad Universitaria, especialmente a los y las estudiantes que tienen beneficios de gratuidad y becas, pues se dilata notablemente su avance curricular. Además, la movilización provoca un gran deterioro en la sostenibilidad y en el desarrollo de la Universidad, así como en la salud mental de todos quienes forman parte de nuestra comunidad», concluyeron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here