Una denuncia en contra del Alcalde de Tocopilla, Luis Moyano, por mal uso de vehículo municipal y la utilización de funcionarios para realizar una mudanza desde su casa particular, realizó el concejal de esa comuna, Jhonatan Ortiz.

«Abuso en su cargo. Alcalde de Tocopilla utiliza vehículos municipales y funcionarios para cambiarse de casa. La cual arrienda con dineros del municipio por la suma de $400.000», denunció el concejal Ortiz desde su cuenta de twitter.

Al mismo tiempo, el concejal publicó una fotografía -que acompaña esta nota- en la que es posible apreciar un camión de la municipalidad cargando enseres frente al domicilio particular de la autoridad comunal, ubicado en calle Aníbal Pinto, en la intersección entre calles Esmeralda y Matta de Tocopilla.

Vecinos del sector también confirmaron lo ocurrido. Afirman haber visto un camión tres cuartos municipal, este miércoles 28 de marzo, aproximadamente entre las 14:00 y las 16:00 horas, el que realizó más de un viaje, siendo cargado por funcionarios del municipio local, en lo que sería la mudanza particular del alcalde Luis Moyano.

Regionalista.cl intentó obtener la versión de la aludida autoridad comunal, pero hasta el cierre de esta nota no era posible encontrar una respuesta.

Cabe recordar que la regulación del uso y circulación de vehículos estatales se rige por el Decreto Ley N° 799, de 1974. Dicha normativa, en su artículo 11°, es clara en indicar que «toda infracción» a esta regulación «será sancionada con alguna de las medidas disciplinarias establecidas en el Estatuto Administrativo, inclusive la destitución, y de acuerdo con el procedimiento establecido en este artículo».

Asimismo, la Contraloría General de la República en su dictamen N° 35.593, del 8 de noviembre de 1995, imparte instrucciones precisas sobre uso y circulación de vehículos estatales, incluidos los municipales.

El organismo contralor, en base a las normativas, es claro en señalar que está prohibido el uso de vehículos municipales en cometidos particulares.

«Por las razones antes expuestas, y tal como se ha señalado reiteradamente en pronunciamientos de este Organismo -dictámenes N°s. 36.071 de 1973, 38.315 de 1977, 9.738 de 1986, 14.950 de 1990, y 225 de 1993, entre otros- existe «la prohibición absoluta de uso de vehículos en cometidos particulares o ajenos al Servicio al cual pertenecen», ya sea en días hábiles o inhábiles», indica.

«Dicha prohibición, se agrega, no admite excepciones de ninguna especie y afecta a todos los servidores del Estado que emplean vehículos de las diversas reparticiones públicas», agrega el dictamen.

El mismo dictamen confirma que las infracciones por el mal uso de vehículos serán sancionadas «con alguna de las medidas disciplinarias establecidas en el Estatuto Administrativo, inclusive la destitución».

«Lo anterior determina, adicionalmente, que la investigación sumaria que debe preceder a la aplicación de cualquier sanción, será la que prevé y regula dicho cuerpo estatutario. Asimismo, el decreto ley citado le confiere directamente a este organismo de Control la potestad fiscalizadora y sancionadora de las infracciones a sus normas y, por tal motivo las medidas disciplinarias, que aplique en uso de estas atribuciones, no quedan sujetas, a la decisión final de la Jefatura Superior de la respectiva entidad, sino que ellas surten todos sus efectos desde el instante en que queda totalmente tramitada la resolución del Contralor General que las impone, previa la antedicha investigación sumaria», concluye el dictamen.

A tratarse del uso de bienes municipales para fines particulares, incluyendo personal municipal, estamos ante faltas graves a la probidad, lo que podría constituirse eventualmente en una causal de notable abandono de deberes.

Cabe señalar que no es primera vez que el alcalde de Tocopilla, Luis Moyano, se ve involucrado en un caso de este tipo. En noviembre de 2005 (en su primer periodo como jefe comunal) un medio de comunicación de Tocopilla denunció el traslado de una mudanza de la hija del alcalde, la que salió desde el frontis de la casa donde vivía el edil en esa época (ubicada en calle Sucre, entre Aníbal Pinto y Bolívar), para lo cual se utilizó un camión de la municipalidad y funcionarios de la casa consistorial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here