Comunidad indígena Cebollar Ascotán, ubicada al interior de nuestra región, se movilizó este sábado 16 de noviembre, acusando discriminación de ENEL, en el marco de los estudios que inició la empresa para instalar sus operaciones en la zona.

En una carta dirigida al Directorio de la eléctrica, encabezado por Edoardo Marcenaro, Alessandra Billia y Hernán Errazuriz, la organización denuncia «el constante rechazo y discriminación que empresa ENEL acciona contra nuestra Comunidad Indígena, desde que comenzó los estudios para la instalación de sus operaciones hasta la ejecución de sus servicios».

En la misiva advierten que ENEL no reconoce que sus instalaciones se encuentran emplazadas en sus territorios ancestrales, evitando por años establecer mesas de trabajo o diálogo.

«Es importante destacar que nuestra Comunidad lleva años tramitando ante los servicios públicos la demanda territorial, que por cuestiones propias de la burocracia estatal y la distancia de las instituciones del Estado con nuestra Comunidad, ha tornado imposible finiquitar el proceso. Sin embargo, la estrecha relación con la tierra y nuestras familias, se constituyen como Comunidad Indígena, reconocida y amparada por la Constitución y la Ley Indígena», señalan.

También denuncian que ENEL, al desconocer su existencia como comunidad, les impide ser parte de procesos de Consulta Indígena como establece el Convenio 169 de la OIT frente a proyectos de impacto ambiental, principio reconocido por Tratados Internacionales.

«ENEL debe establecer planes de monitoreo ambiental en el territorio y cumplir con procedimientos establecidos en la Resolución de Calificación Ambiental, siendo fundamental establecer una Mesa de Trabajo Permanente y a través de ella conocer sus estudios y análisis ambientales, patrimoniales, humanos, de flora y fauna, etc», agregan.

También recalcan que «ENEL, desde su intromisión en el territorio, no ha dado curso a la Política Nacional Energética 2020, en especial lo establecido en el Capítulo Indígena». Asimismo, la empresa «no entrega información oportuna a la Comunidad respecto de sus formas de trabajo, pues no bastaría con una resolución, ya que éstas han sido tramitadas desconociendo el Servicio de Evaluación Ambiental nuestra presencia territorial».

Finalmente, la Comunidad Cebollar Ascotán solicitó a la empresa que constituya una mesa de trabajo con el Directorio de ENEL Distribución Chile y la plana de inversionistas y cuerpo del directorio.

«Asimismo, que en esta mesa de trabajo podamos resolver nuestras demandas territoriales destinadas a la protección de nuestro patrimonio ambiental y cultural, considerando como garante los Principios que emanan del Convenio 169 de la OIT, como es la buena fe, la transparencia y la igualdad», concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here