Tras alcanzar la primera semana de vacunación, Reino Unido cuenta con casi 140 mil personas inoculadas para hacerl frente a la pandemia del covid-19. A esta lista se sumó Estados Unidos, donde esperan tener una cifra de 20 millones de personas inoculadas para fin de año. Dentro de los países que ya aprobaron las vacunas se encuentran México, Alemania y Chile, donde el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizó el uso de la vacuna Pfizer contra el Coronavirus.

En este contexto, el presidente de la comisión de salud del Consejo Regional (CORE), Ricardo Díaz, sostuvo que este proceso requiere un seguimiento con atención, ya que se debe ir midiendo la eficacia de las vacunas. Además, recalcó que “a nadie se le puede obligar, pero también hay que dar certezas de que quién quiera vacunarse no correrá riesgos innecesarios”.

Implementación gradual de la vacuna

En general, las indicaciones plantean que debe existir una implementación gradual de la vacuna, ya que, según los especialistas, es imposible que se pueda inocular a toda la población. En palabras del Dr. Pedro Usedo, infectólogo del Hospital Regional de Antofagasta, “siempre se ha establecido que tiene que haber una fase uno, y esa fase debe incluir los elementos esenciales desde el punto de vista de respuesta sanitaria, y esos son los equipos de salud. Quienes serán los primeros inoculados, según las sugerencias internacionales, es el personal de salud y quienes estén involucrados, ya sean de atención directa o indirecta”.

“Se habla de que quienes deben ser inoculados en segunda fase son los trabajadores esenciales vinculados con la alimentación, agricultura, transporte, educación y aquellas funciones que estén vinculadas con el cumplimiento de la ley, sean Fuerzas Armadas, Carabineros, poder judicial, entre otros”, explicó.

Además, el especialista comentó que “el Missal ha hecho unas propuestas que incluyen dentro de estos planes a la población crítica, que es la que está considerada como el mayor riesgo de exposición frente al virus. Probablemente va dentro de la misma línea de las recomendaciones mundiales”.

Transporte de las vacunas

El infectólogo resaltó la importancia del sistema de transporte de las vacunas, ya que desde que sale de la empresa farmacéutica hasta que llega al destinatario final, la cadena de frío se debe cumplir. Por tanto, cualquier transgresión puede inactivar la vacuna.

Además de esto, los diferentes elementos que complejizan aún más el panorama de transporte de las vacunas recaen en el factor logístico, ya que «estamos en un proceso de cuarentena en el territorio nacional y a nivel mundial, que de alguna forma limita el tráfico libre, especialmente entre países. Claramente es un factor limitante», sentenció.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here