Finalmente llega “Mi Amigo Alexis”, en un año marcado por los altibajos del futbolista en el plano deportivo, todo de la mano de la productora Fábula, la misma que estuviera detrás de películas como El Club (2015), Neruda (2016) y Una mujer Fantástica (2017). La productora de la que están a cargo Pablo Larraín y Juan de Dios, ha estado siempre tras temas o figuras que son reconocidas a nivel internacional y, gracias a esto, han podido estar constantemente presentes en festivales con muy buenos resultados fuera del país, pero no de manera local.

Por eso, esta producción de alguna manera busca lograr masividad de la mano de uno de los futbolistas más queridos de la selección chilena, a través de una historia liviana y familiar que intenta proyectar a la cultura chilena de una manera Hollywoodense, que está lejos de sentirse verdadera.

Por una parte, la película posee un guion bastante rápido en un comienzo, con la historia del personaje principal “Tito” (Luciano González), un niño que es obligado a seguir una vida de un futbolista, proyectado por la vida de Héctor (Daniel Muñoz), padre del protagonista que vio cómo su sueño de ser un futbolista se truncó tras una lesión, personaje que con el avanzar de los minutos se vuelve bastante desagradable. Alexis Sánchez, por su parte, y a diferencia de lo que pensábamos, no es el personaje principal. Solo destaca en algunas apariciones, donde es una clase de hada madrina de Tito, más algunos Flashback de su niñez en Tocopilla, que nada interfieren en la historia principal.

Tras el segundo acto, la película se vuelve repetitiva y con un desarrollo bastante pobre, un conflicto forzado que no se soluciona de la mejor manera y de alguna forma ya para el cierre sobran varios minutos.

Si pensaban por parte de la dirección y producción que podrían solo sostener este proyecto en base al carisma estaban bastante equivocados. Hay algunos puntos bastante altos de actuación, como el actor Luciano González, que interpreta a Tito y que logra sostener sobre sus hombros el proyecto. Otro punto alto es el personaje de Ignacia Uribe, interpretando a la hermana de Tito, una adolescente que busca dedicarse profesionalmente al fútbol, luchando contra todas las barreras culturales asociadas al rol de la mujer en el fútbol.

Pero, así como hay puntos altos, también en su mayoría hay bajos, como por ejemplo Marcos Baeza, el niño que interpreta al pequeño Alexis, con una interpretación bastante caricaturesca y sobreactuada y una actitud muy diferente a la del adulto. Y qué decir del mismo Alexis Sánchez: Su actuación incómoda, forzada y por qué no decir poco creíble, que prácticamente busca sostener su participación con el carisma, pero este no le alcanza lo suficiente.

Algo que podemos rescatar es el Soundtrack de la película, contando con Gepe, Los Jaivas, Camila Moreno y Sebastián Walker, los que ayudan a mantener las escenas de fútbol o las más emocionales.

Un punto que llama la atención es el problema con el audio en algunos momentos y la diferencia de volumen en algunas ocasiones, además de una deficiencia al buscar esconder el montaje de audio en algunas escenas, con el movimiento de boca y audio desfasados. Estos problemas no se le pueden pasar a la misma productora que vende la película como “De los creadores de una Mujer Fantástica”, teniendo en cuenta el nivel y renombre que lograron tras el Oscar obtenido.

En conclusión, de “Mi Amigo Alexis” solamente el título, de Alexis muy poco y marcando su presencia solo con mensajes con este arco de “venir desde abajo y lograr el éxito a base de trabajo”, discursos totalmente forzados que no funcionan y son poco creíbles. Por otra parte, se intenta hablar sobre el fútbol femenino, pero no lo hacen de manera correcta y es sobre este tema del cual podrían haber sacado una mejor historia con el personaje de Ignacia Uribe. Actuaciones en su mayoría flojas y con un argumento bastante difuso, logran mantener una película mediocre, simplista y plana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here