FOTO: JAVIER SALVO/AGENCIAUNO

El ya conocido conflicto del Partido Socialista demuestra que la práctica del clientelismo, expresada en una de sus facetas más críticas, es decir trabajar con quién sea mientras entregue votos, ha llevado a poner en tela de juicio al PS, a causa de sus propios militantes. Esta práctica derivó incluso al límite de estar trabajando con delincuentes si es que estos logran captar votos para conveniencia propia.

Lo importante es que luego de la expulsión de los militantes que cometen estos actos, queda la difícil tarea de evitar un posible reingreso de estos, ya que esto ha provocado que militantes que jamás han cometido estos actos, se les encasille, injustamente, de la misma manera que a los “malos” del partido.

E incluso esto va más allá y debemos pensar en cómo evitar que la causa de su ingreso, el clientelismo, deje ser una práctica política en todos los sectores.

A consecuencia de estos hechos cometidos por militantes de nuestro partido, queda la tarea inmediata para la nueva directiva nacional del PS y que es una meta más grande, la que deriva a la siguiente interrogante: ¿Quiénes y de qué manera deben resolver este conflicto?

Por un lado, las propuestas en cuanto a la forma ya están circulando en distintos espacios de la militancia, las que se pueden resumir en dos partes:

1.- Tomar medidas públicas, como depurar el padrón, aunque esto junto a organismos externos del PS, los que otorgarían transparencia al proceso, para la militancia activa y para nuestro país.

2.- Modificar la ley de partidos para combatir el clientelismo, de esta manera la formalidad de la ley se encargaría de transparentar quién o quiénes están haciendo “mala” política en los diversos espacios públicos en nuestra colectividad.

Por lo tanto, lo que aún esta en discusión es quiénes están aptos para asumir el desafío, dado que la actual directiva ya demostró que no tiene la capacidad de resolver la tarea más urgente y que necesita una respuesta inmediata en el PS, directiva que a su vez se ve favorecida por prácticas clientelares.

Es por esto que nace nuestro cuestionamiento acerca de ¿quién destruye un sistema que le beneficia? Por esta razón, es que nos vemos frente a la necesidad, incluso luchando contra las prácticas que se han llevado a cabo durante los últimos años, de que surjan nombres dentro de nuestra colectividad que entreguen confianza a todos los sectores del partido y asuman de manera provisoria, llevar este conflicto interno a buenos términos y que se realicen las tareas urgentes que la militancia demanda.

Finalmente, y como sucede con los temas contingentes del país, es necesario que las regiones saquemos la voz, valorando si comparten o no esta postura. Por lo que es de suma importancia que los cuatro representantes de la dirección nacional del Partido Socialista en nuestra región, expresen públicamente su postura frente a los últimos actos ligados a la delincuencia en nuestra colectividad.

Alex Araya, ex secretario político dirección regional JS, candidato electo PS comunal Antofagasta.

Denisse Gómez, vicepresidenta de la mujer Juventud Socialista, comunal Antofagasta.

Nicolas Letelier, Juventud Socialista Antofagasta.

Rodrigo Jara, presidente Juventud Socialista, comunal Antofagasta.

2 Comentarios

  1. Se trata de un problema de difícil solución en un Estado capitalista, donde la búsqueda del interés personal se considera lo normal. Solo partidos leninistas están en condiciones de exigir una millitancia efectiva caracterizada por participación efectiva en organismos de base, prohibición de fracciones internas y respeto por las decisiones colectivas. En cambio la actual Ley de PP solo exige firmar una ficha y pagar las cuotas.

  2. Las instituciones y dirigentes partidarios serios y responsables, resuelven sus problemas y legitimas diferencias-si en verdad buscan aportar a la superación- no por la prensa, sino por intermedio del respeto y uso interno y autorizado del ejercicio de sus deberes y derechos militantes o dirigentes, bajo la propia institucionalidad. Actuar de una manera distinta es exponer al escarnio público a la propia institucionalidad de la cual son parte. Los problemas del Partido Socialista, lo deben solucionar interna, democrática y responsablemente los Socialistas, a través de los canales y mecanismos democráticos que estos mismos se han dado, bajo la directrices y normas que establece la ley de Partidos Políticos que rige en el país, para todos los Partidos. Es básico, el respeto a la institucionalidad partidaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here