Por Alex Acuña Acuña
Secretario Regional Ministerial de Minería Región de Antofagasta

Hoy, al conmemorarse el día nacional del minero, como Ministerio de Minería, queremos reconocer la labor que realizan los trabajadores y trabajadoras de la pequeña, mediana y gran minería en sus faenas, porque el esfuerzo que hombres y mujeres realizan no sólo repercute en la región, generando una economía circular y empleos de calidad, sino que también tiene alcance nacional, porque el cobre sigue siendo la principal exportación de Chile.

Chile está en marcha y como Seremi de Minería, tal como nos lo ha encomendado nuestro presidente Sebastián Piñera, soy un convencido que la explotación minera no pasa por sacar el cobre y dejar los relaves; también hay que pensar en la minería del futuro y eso es tarea de todos y es ahora, ya. Para eso, es clave también avanzar en la sustentabilidad ambiental, lograr el encuentro y la armonía con las comunidades, incrementar la productividad y desarrollar una plataforma efectiva para el crecimiento.

Lo difícil, pero no imposible, es lograr que la minería avance en esta dirección. Para eso se requiere de múltiples esfuerzos en materias de innovación social, desarrollo institucional y avances en ciencia y tecnología.

Por eso como ministerio hemos estado enfocados en fomentar y apoyar a la minería, sobre todo a la pequeña minería, que son los que se ven más afectados por las variaciones del precio del cobre, las que se producen en un contexto internacional complejo a raíz de la guerra comercial entre EE.UU. y China.

Pues bien, estamos convencidos que en el avance hacia el progreso honesto, sostenible, incluyente y de solidaridad regional, la minería tiene que ser una fuente de inspiración para las futuras generaciones de nuestro país, abriendo rutas culturales y científicas que están en la frontera del conocimiento mundial.

Es por todo lo anterior que necesitamos de una minería impecable, que sea ambientalmente sustentable pero también socialmente inclusiva y para eso hay que fortalecer su competitividad y productividad. Y eso se impulsa a partir de la acción individual y el esfuerzo colectivo. Este último se funda en una agenda de acción compartida entre la industria minera, la industria de proveedores mineros, la comunidad científica, los pueblos originarios, las comunidades involucradas y el Estado, es decir, todos los chilenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here