Vivimos tiempos desafiantes. Estamos aún en pandemia, con situaciones globales que avanzan rápidamente tales como cambios políticos, climáticos, económicos, entre otros. Nuestro país no es ajeno a esto. Sin embargo, hoy estamos en un nuevo momento político, en el cual las palabras complejidad y rapidez están más presentes de lo que creemos.

Acabamos de conocer el “Acuerdo por Chile”, que establece un proceso constituyente que debe continuar. Chile aún necesita una Constitución que supere el estado subsidiario, consagre derechos sociales, avance en equidad y paridad de género, así como también proteja el medio ambiente en que vivimos.

En política lo primero que aprendí fue a “leer” el momento, el escenario político y la necesidad de avanzar tendiendo puentes con todos y todas quienes quieran un mejor país y tengan la disposición para ello. Sin embargo, hoy estamos en un escenario complejo, pues hay necesidades que urge resolver y por lo que es aún más necesario conversar y acordar entre todos los actores políticos.

Sabemos que muchos consideran que este acuerdo no es perfecto, no obstante, difícilmente exista uno. Es por ello que este proceso, que fue abierto por la ciudadanía, requiere del trabajo de todos y todas para llegar al mejor término y así sentar las bases de un país más justo, equitativo, libre, democrático y solidario.

Este proceso tendrá sus inicios en abril del año 2023. Para ello, estará conformado de 50 personas electas de forma regional con paridad de entrada y de salida, más escaños indígenas supernumerarios en proporción de su votación. Por otro lado, estará acompañado de un grupo de 24 expertos y expertas, quienes serán designados por la Cámara de Diputados y el Senado en igualdad de proporción, sumando un comité de admisibilidad constituido por 14 personas propuesta por la Cámara de diputados y elegida por el Senado. De esta forma, existirá un panel de convencionales que represente en su amplitud al territorio y que redacte una buena propuesta de Constitución para el país.

Como Convergencia Social, más allá de cualquier análisis, logramos consagrar el principio de elección democrática para este proceso. Sin embargo, atendiendo al escenario presente, hoy el llamado es a poner todos los esfuerzos en los procesos de cambio, por más que parezcan lentos o engorrosos, dado que, como ha dicho nuestro Presidente Gabriel Boric Font: “vamos lento, porque vamos lejos”. Hoy más que nunca tenemos que tener presente la visión de largo aliento que nos mueve para lograr construir un mejor Chile. ¡Seguimos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here