Carolina Cue es antofagastina, diseñadora gráfica de profesión (estudió en la UA) y es la voz de “Todos me caen bien”. Nos reunimos en el Juice Bar Aroha de Antofagasta y conversamos sobre su origen musical e influencias y también los proyectos y lanzamientos futuros.

Cuéntanos de ti…

Siempre me ha gustado la música. Cuando chica pedí de regalo una guitarra, fui al conservatorio un semestre y me salí porque me daba mucha vergüenza. Cada vez que terminaba un semestre había que tocar al frente de todos y eso me provocaba una ansiedad gigante, no por salir, sino que por los códigos de vestimenta, había que ir con unas faldas raras y yo era chica. Nunca fui agrandada, además era re’ “Tomboy” para vestirme. Ahora me encantan los vestidos pero cuando chica no, no fui a la prueba final y me salí. Estuve ese semestre en guitarra clásica. Ya un poco más grande intenté con el violín, estuve un semestre y también me salí. Ahí fue porque cambiaron a mi profesora, la que amaba, era demasiado bacán y la nueva profesora era simpática, pero no era lo mismo… De niña siempre me gustaba sacar canciones, me sentía bien si lograba sacar una canción por oído. Eso era muy bacán, pero eso no más.

En el 2014 comencé a tocar. A decir verdad estaba pololeando con un niño que hace música. Agradezco su pasada por mi vida, me reconectó con la música. Un día estábamos jugando con una base que tenía establecida un teclado y con esa base tocábamos música. Luego a esa base le inventé un bajo, un metalófono y una letra. Nunca había hecho una canción. Luego él le inventó un arreglo de  guitarra y esa fue la primera canción. De ahí seguí haciendo canciones, son súper simples, yo no soy muy instrumentista. Eso me marcó y ahora en este instante la música es lo que más me gusta de la vida.

¿Cómo nació “Todos me caen bien”?

En estricto rigor “Todos me caen bien” soy yo. Y eso hago, hago maquetas en mi casa. Al principio tenía ocho canciones, nos juntábamos a tocar con un amigo, una amiga, y otro amigo Manu Saurio (Manuel Araya), mi otra amiga es Fefe (Fernanda Muñoz), su banda es “Pleigraun” (paso el dato). Manu Saurio dijo que hiciéramos una tocata en la casa de él, invitamos a los amigos, tocamos todos juntos, todos mezclados. En mis canciones me apañaban Fefe y el Manu, luego en las canciones de Fefe apañábamos yo y el Manu. Manu no necesita apañamiento porque es demasiado seco. Esas fueron las primeras veces (las veces que yo hago una canción las subo al SoundCloud). Ellos me acompañaban para presentarme en vivo, pero en las maquetas, las grabaciones y composiciones yo sola.

A finales de 2017 Fabi (Fabián Pérez Gorigoitía), que es con quien toco ahora, me propuso tocar las baterías para mi música y mis presentaciones en vivo. Yo dije al toque que sí, porque es muy bacán, él tiene una banda que se llama “Charlie Guns” y ahora también “Nebulosa”. Hay muchas bandas súper buenas en Antofagasta. Eso le ha dado una gracia muy especial, porque puede ser que en los EP que existen sean mis composiciones, mis arreglos, pero en vivo toco con el Fabi, también con Claudio Zamorano que es bajo, pero se salió porque estaba muy ocupado con la universidad y también tiene un nuevo proyecto musical llamado «Pripyat». Y ahora toca Manu Saurio en el sintetizador.

Lo especial de las canciones en vivo es que a ellos no les digo qué tocar, ellos hacen sus propios arreglos. Por eso las versiones en vivo son distintas a las de las grabaciones. Son sus líneas de composición. Gracias a las baterías del Fabi se vuelven muy bailables, muy a lo Blondie. Quedan como dark. Con la batería del Fabi le da mucha más fuerza. Las versiones grabadas, de los tres EP que tengo, el primero y tercero los grabé con Rene Roco, que es mi productor y el segundo con Lagartija Records que es mi sello (www.reneroco.com y www.lagartijarecords.cl). Esos son trabajos míos, excepto el de ahora que lanzamos el 15 de febrero y que se liberó un sólo sencillo del EP, lo grabamos con Fabi y Claudito. Fue grabado así porque me gustó mucho cómo componen esas líneas y terminamos de grabar “En una playa” con Fabi y Manu. De hecho creo que todo lo que grabé de ahora en adelante será con ellos.

¿Por qué “Todos me caen bien”?

Porque todos me caen bien, menos Piñera. Es una respuesta que desde chica me molestaban porque todos me caían bien y siempre cuestionaban eso. Me da risa que es un rasgo por el cual me molestaban, tengo suerte, me refiero a lo real, a personas de carne y hueso. No Piñera, porque a Piñera no lo conozco.

¿Cómo definirías el estilo musical?

Es Indie, pero igual es pop. Algunas canciones son “siniestri”, pero “tiernis”. Es como dark-tierni. Es raro, porque yo soy súper relajada y cada vez que quiero hacer algo me suena como siniestro. No me doy cuenta. Es como siniestri-tierni-pop.

¿Notas diferencias entre tus primeras propuestas y lo actual?

Siento que las canciones me salen cada vez menos alegres, más melancólicas, algo dark, pero tiernis. Sin duda en eso he ido evolucionando. Antes las canciones eran súper rasgueadas, con arreglos de metalófono que luego se tradujeron en teclado. Se han mantenido los ritmos trotes. Eso viene de mi gusto por la música andina, la encuentro mágica, el interior del norte, que habla de los ancestros, de la tierra. Todas mis primeras canciones tienen ese son andino. Antes también rasgueaba esas bases con teclado, ahora con las baterías del Fabi son geniales. Eran súper trote, muy rasgueadas. A nivel físico me acomoda hacer más un ritmo melancólico que uno ”happy”.

¿Cuáles son tus influencias musicales?

Prefiero decir que están en mi inconsciente. Beach House que me emociona tanto. Yo digo, ojalá me saliera una canción así que emocione tanto a las demás personas. Sería genial. Es Beach House, Blonde Redhead, CocoRosie, Múm, Yeah Yeah Yeahs, ABBA. Hay un disco de ABBA muy alienígena, The Visitor. Me gusta mucho la música que tiene sonidos espaciales, harto “reverb”, no tan “terrenales”.

¿Influencias del cine o lo audiovisual?

Tengo dos video clips. El segundo lo hice sola y ahora se viene un tercero que los hicimos con la Vale Saraos. Unas tomas las hice con mi celular en la playa, les pedí a una familia que estaba ahí y me acerqué. Le hablé a la mamá y le pregunté si me podían grabar y ella mando a uno de los cabros chicos (como de 15 años) y yo le expliqué cómo debían ser los encuadres. Él se lo tomó muy en serio, fue un buen camarógrafo.

Acabamos de grabar un tercer video, que sale el 5 de junio. Con Valentina Saraos nos conocimos para la grabación del primer video, eso fue algo muy mágico. En noviembre del 2018 estaba en Santiago y el Mauri, que es de mi sello, “Lagartija Records”, me etiquetó en una publicación de una niña que había puesto: “Hola, ¿conocen alguna banda liderada por mujeres que quiera que le haga un  video clip?”. Le hablé a la niña, pero yo entendí que ella quería que yo le pasara una canción y ella grababa el video. Le mandé los links de mi música, a ella le gustó y nos juntamos. Nos caímos súper bien, nos hicimos re’ amigas. Fue re’ bacán, porque me preguntó si yo tenía algunas ideas, pero yo seguía pensando que le entregaría algunas canciones y ella grabaría el video clip. Le comenté que había lanzado el tercer EP, que el single principal del EP es la canción “Mira bien”, que me habían puesto en una lista indie en Spotify, que me gustaría hacer un video de ese tema. Y mencioné algunas ideas que tenía, la ropa. En las primeras canciones hablo harto de alienígenas, como de un imaginario, de fragmentos de una película que no existe, de una niñito o niñita que se hace amiga de alguien de afuera y se lo llevan. Entonces esta era la canción del fragmento del día que se lo llevan, pero igual tiene que volver. Hasta ese momento tenía la idea de cómo quería estar vestida, de los personajes que me tienen que acompañar, en el desierto. La idea es que el video retrate una especie de viaje, un intento de comunicación afuera del planeta y que salgan cosas siniestri. Pero no tan siniestras como el baile raro de Lady Gaga en “Bad Romance”. Pero bizarra, que parezcan más que bailes, lenguajes, formas de comunicación. Le gustó la idea, le describí las ideas de cuatro escenas y con eso empezó a tirar más ideas, de más escenas.

Dos semanas después me dice: “Ya tengo los pasajes” (que se los compró ella). Como había escenas en el desierto, se vino un fin de semana, costeado por ella. El sábado locacionamos y el domingo grabamos. Grabamos todas las escenas que se me habían ocurrido y todas las que se le habían ocurrido a ella. Se llevó las tomas a Santiago. Ella con su pololo hicieron el trabajo de edición, montaje, post producción. Les quedó bacán. Lo Lindo fue la colaboración y la buena onda, la generosidad. Para la vestimenta me inspiré en Blade Runner. Me gustan las cosas de fantasía, no mágicas, pero de fantasía, como El Laberinto de David Bowie o los súper héroes.

¿En el Chile actual, hay algún conflicto social con el que te identifiques?

Los conflictos sociales de Chile que me importan, al igual que a todos los demás con un mínimo de empatía, son la desigualdad, la discriminación, la contaminación que las empresas provocan y que haya gente que apoya a José Antonio Kast. En lo local me llega el tema del saqueo a los y las Likan Antai, es el ejemplo Mapuche, pero en nuestra región… Bueno, toda Latinoamérica fue colonizada y esa colonización fue súper dura, solo muerte y destrucción. Otras cosas me sensibilizan, por ejemplo, es que muchos se quejan -incluso yo- de los micreros, pero igual son personas que con razón son pesados. Su trabajo es un trabajo de mierda y más encima los dueños, muy “Chilean way”, los cabecillas, son empresas muy millonarios. ¿Cómo va ser posible que no les tengan un terminal decente en el sur y otro en el norte? Esos micreros están todo el día de norte a sur, ¡orinan en botellas! Es obvio que terminan estresados. El estrés enajena a la gente, no deberíamos sorprendernos que atiendan mal. Si hay un micrero simpático hay que prenderle velas, porque para su trabajo de mierda, hay que aplaudirle.

¿Planes para el futuro?

Lo primero es que este jueves 30, a partir de las 00 horas, podrán escuchar “Extropección” en Spotify, me acompaña Richie Martins, que son muy elegantes. El viernes 31 de mayo estaremos en la tocata “Cuentos, fábulas y misterios”, en Lincoyán 933, Ñuñoa, en el estudio Lagarto. Será muy bacán. El miércoles 5 de junio se estrena en Youtube el video de “Tú”, en manos de los maravillosos Valentina Saraos y Rolo Bravo. El 10 de junio se estrenará el video de “Extropección”, nuevamente junto a los elegantes de Richie Martins. Y pronto por redes sociales compartiremos la fecha de “En una Playa”, junto a Fabi y Manu Saurio.

1 Comentario

  1. Carol, sigue como eres hasta ahora, eres una
    Mujer linda por dentro y por fuera, siempre te ira muy bien en la vida junto a tu Musica y a tu
    gran familia que son, tanto el apoyo de tuGran Madre, hermanos y sobrinod. Un gran abrazo
    para ti

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here