LA MINISTRA MARCELA CUBILLOS SE ENCUENTRA EN EL PRIMER LUGAR DE RECHAZO, CON UN 59%. MIENTRAS QUE NICOLÁS MONCKEBERG SE UBICA EN SEGUNDO LUGAR.

Conocidos ya los resultados de la encuesta Cadem de la última semana, donde los ministros Cubillos y Monckeberg fueron los peor evaluados, varios actores locales expresaron su crítica a la manera en que ambos titulares y también el gobierno han abordado materias de interés nacional.

Reacciones

Para la consejera regional y presidenta de la comisión de educación y tecnología del CORE, Andrea Merino, el mal momento de los ministros se debe a que en materia de educación y de trabajo se expresan más nítidamente las diferencias entre la derecha y la centro izquierda.

«A la derecha le acomoda continuar y profundizar las desigualdades, y la centro izquierda, actúa a través de reformas muy concretas. El gobierno anterior quiso hacer cambios profundos. Ahí es donde se ha expresado el mayor afán de retroceso para la mayoría de los chilenos. Cubillos y Monckeberg son la cara y ejecutores de la profundización de la injusticia», afirmó.

Por su parte, la presidenta comunal del Colegio de Profesores, Patricia Romo, asegura que no es novedad que los ministros sean los peor evaluados, ya que expresan la cara más autoritaria del gobierno del Presidente Sebastián Piñera.

«Una ministra Cubillos que se negó a las más mínimas demandas de los profesores que estaban en la lucha por la educación pública, y que mantiene una actitud intransigente, represiva, tanto contra profesores como estudiantes, y que se la jugó por desmovilizar al mundo de la educación», indicó la dirigenta.

En el caso del titular de Trabajo, para Romo es la expresión de la cara más empresarial del gobierno, asegurando que se niegan a demandas históricas de los trabajadores, como es la rebaja de la jornada laboral, y que ellos contestan con más flexibilización y precarización a los trabajadores.

Ministros en la mira

En el caso la ministra Cubillos, actualmente se encuentra próxima a enfrentar una acusación constitucional presentada por diputados del Partido Socialista, bajo el argumento de privilegiar una visión personal de la educación como un bien de mercado por sobre un derecho social.

Por otro lado, el ministro Monckeberg ha debido enfrentar un complejo panorama producto del debate en torno a los enfrentados proyectos de ley que buscan modificar la jornada laboral. Y es que, a pesar de los esfuerzos del titular por promover la moción del Gobierno, éste no ha encontrado apoyo por parte de la ciudadanía, que ha preferido la iniciativa que reduce la jornada laboral a 40 horas semanales, idea impulsada por la diputada Camila Vallejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here