El hecho se dio a conocer luego que Showcase Antofagasta lanzara un comunicado respecto al tema, a lo que se sumaron otros trabajadores de las culturas.

La bullada denuncia involucra a una coreógrafa argentina, quien trabajaba realizando eventos relacionados al mundo de las artes en varias comunas de la región. Según relatan, María Inés Castejón, más conocida como “Marines”, incurriría en distintas irregularidades, tanto como no mantener a sus trabajadores con contratos ni boletas de honorarios, como demoras al momento de los pagos o incluso no cancelar dichos eventos a los artistas.

Las primeras anomalías se habrían presentado tras su paso por Chile Lindo, un restaurante de Antofagasta en dónde Castejón se encargaba de presentar obras referentes a la historia del país. Se trata de montajes que eran interpretados por un grupo de actores y actrices que trabajaban para ella en base a un acuerdo de palabra, ya que no había contratos de por medio, a excepción del que María Inés poseía con el negocio.

Desde Disneylandia

En ese entonces, Francisca era una de las actrices que trabajaba para ella. Había sido contactada para realizar cápsulas históricas en el restaurante, lo cual aceptó. Ella asume que María Inés “desde un principio dijo que no habría boletas de honorarios, pero que era un trabajo bien remunerado”. Esto, sumado a la vasta trayectoria con la que Castejón solía presentarse. “Me habló de su productora cuando nos conocimos, también sobre que habría trabajado en Disney”, indicó.

La actriz comenzó sus funciones en diciembre del 2019, pero debido a un cambio en la parrilla programática a mitad de mes, su número quedó pospuesto para enero del 2020. Ella pensó que le pagaría a fin de mes como habían acordado, pero comenta que, llegado el día, María Inés “empezó a postergar los pagos”, excusándose con que no tenía dinero, porque las empresas con las que había facturado aún no pagaban.

Pagos

La afectada comenta que, luego de días sin recibir su dinero, se comunicó con los gerentes del restaurante, quienes sorprendidos dijeron que antes de que empezara el proyecto le habían entregado un monto para que pudiera invertir en vestuarios y gastos referentes. “Dijeron que a fin de mes le habían pagado todo lo correspondiente a diciembre”. Finalmente, acusó haber recibido su pago con un desfase de más de veinte días, y en forma de “goteo”, ya que la deuda habría sido cancelada en varias transacciones, haciéndola pasar un mal rato.

Otra artista antofagastina que también habría trabajado para María Inés Castejón, es la ex participante de la tercera temporada de Rojo, Valentina Actton. Ella confiesa haber sido contactada por Castejón a mediados de octubre del 2019, y asegura no haber tenido mayores problemas en sus primeros días de trabajo, salvo cierta incomodidad al momento de los ensayos. “Yo tengo una mentalidad en que, si llega una persona que te dice que es la coreógrafa, es ella quien hace la coreografía. En los ensayos me terminé encontrando que los niños que trabajaban con ella desde antes eran quienes montaban la mayor parte del espectáculo. Por lo general, no tenía la música lista”, comenta la ex participante de Rojo.

Días festivos

Meses después, habría llegado al acuerdo de ser bailarina fija en Enkai, un pub ubicado cerca del balneario municipal de Antofagasta, pero debido a unos problemas, tuvieron que re programar los números para enero, a excepción de las presentaciones fijadas para navidad y año nuevo, que se realizaron en la fecha indicada, eventos que emitirían una alerta a la bailarina. Valeria detalló que los días festivos eran remunerados de una manera especial, pero por el evento navideño que hicieron el 23 de diciembre del 2019, María Inés les habría pagado como un día normal, aunque lo habían pactado como festivo. Al momento de pedirle explicaciones sobre la incongruencia entre lo acordado y lo pagado, la bailarina comentó que María Inés le dijo que “como cayó día 23 no te lo puedo pagar como feriado, aunque haya sido un show de navidad”.

A diferencia de Chile Lindo, Actton confiesa no haber tenido la oportunidad de contactarse con alguno de los jefes de Enkai, debido a que María Inés se molestaba y le decía que “no tenía por qué hablar con ellos si ella era la intermediaria”, por lo que nunca pudo comunicar dichas irregularidades a los dueños del negocio. Además, denuncia que cada vez que reclamaba por dinero Castejón le daba a entender que si no le gustaba el trato, ella podía llamar a otro bailarín. Por otra parte, pese a las demoras, Valentina seguía trabajando para ella, porque “por lo general aquí cuesta encontrar pega bailando y si bien se demoraba en pagar, lo pagaba”, señaló.

Año nuevo

Como era de costumbre, a través de un acuerdo de palabra, Actton en conjunto con otros dos bailarines, fueron llamados para realizar un número especial de año nuevo. El trato constaba en presentarse en el local la madrugada del primero de enero y bailar dos canciones por 80 mil pesos, acuerdo que, acusa, no habría sido respetado.

La bailarina comenta que horas antes de presentarse en el pub, Castejón les envió un cronograma, donde indicaba que después de cada baile, debían quedarse media hora más “haciendo de gogos”, para motivar el ambiente. En total estaba añadiendo una hora extra al evento por el mismo monto, hecho que no habría sido mencionado con anterioridad a los bailarines. Esto no le habría gustado al grupo y pese a las insistencias para bajar el espectáculo, comentan que María Inés les ofreció aumentar el pago a 100 mil pesos por la jornada, además de asegurarles que modificaría el tiempo que les estaban agregando y encargarse del costo del traslado.

Según señala, al llegar al pub les indicaron que debían bailar el primer tema y quedarse media hora en el escenario, tal cual aparecía en el cronograma mandado unas horas antes, lo que era incompatible con lo pactado con Castejón. Por ende, terminaron la primera canción, bailaron unos minutos y se fueron a vestidores, lo que habría provocado una discusión con la coreógrafa. Actualmente, luego de unos pagos fraccionados por parte de Castejón, Valentina asegura que aún no estaría saldada la deuda completamente.

Showcase Antofagasta

Showcase Antofagasta (SCA) es una compañía de bailarines que nace en 2018 a partir del elenco de Enjoy. Ellos aseguran que cuando trabajaban para el casino emitían boletas de honorarios, pero cuando empezaron a realizar eventos externos, estando al mando de Castejón, no contaban con contratos y el pago era de forma directa, ya que también habría un acuerdo de palabra de por medio.

Según relata uno de los integrantes del elenco, los primeros atisbos de problemas se dejaron ver en octubre del 2018, para un evento de Halloween. «Por darte un ejemplo, nos decía ‘les pagaré 100 mil pesos’, pero al momento de cobrar, nos pagó menos de lo pactado, porque tenía que cubrir gastos de vestuarios», cuenta. Debido a que los trabajos en el ámbito del arte son escasos, tuvieron que acatar la determinación tomada por la coreógrafa, pese a las molestias.

Como elenco trabajaron con la coreógrafa hasta febrero de este año, pero a lo largo de ese tiempo, presuntamente se iban acumulando más irregularidades de parte de Castejón para con los artistas de SCA, que acusarían sentirse defraudados por ella. El tema saldría a la luz tras un comunicado lanzado por SCA el 12 de abril del 2020, en donde se indicaba que Castejón les debía 680 mil pesos al elenco, por eventos realizados desde diciembre del 2019 hasta febrero del 2020. Actualmente, desde la compañía de bailarines aseguran que Castejón les habría pagado un extracto de lo adeudado, pero sigue debiendo dinero, aproximadamente 500 mil pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here