Este jueves 27 de enero, el gobernador regional, Ricardo Díaz, en compañía del alcalde de San Pedro de Atacama, Justo Zuleta, se refirieron a la situación del suministro de agua potable en la comuna, debido a los reiterados cortes registrados en las últimas semanas. En la ocasión, las autoridades anunciaron una serie de medidas que buscarán como objetivo máximo la instalación de una nueva planta de agua potable.

Así lo indicó el alcalde Zuleta, quien manifestó que “comprendemos la molestia de las personas, porque es un tema que viene desde hace mucho tiempo con cortes reiterados. Las fallas hoy no solamente en una parte del proceso, sino que se deben a una falta multifactorial, porque las afecciones corresponden a gran parte del proceso de producción de agua que tenemos hoy día”.

La máxima autoridad de San Pedro de Atacama relató que actualmente se encuentran trabajando tanto con la Subdere, el Comité de Agua Potable Rural y Alcantarillado (CAPRA), la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) y el Gobierno Regional, para poder encontrar soluciones.

“Ya se está trabajando en una inversión cercana a los mil millones de pesos que tiene que ver con un programa de conservación. Paralelamente, estamos explorando el trabajo, muy pronto a realizar, de la perforación de un nuevo pozo para poder hacer mantención a los pozos vigentes, ya que no se pueden detener, porque significaría una emergencia inmediata”, indicó el edil.

En este sentido, el gobernador Ricardo Díaz comprometió la puesta en marcha del proyecto y la búsqueda de financiamiento para la construcción de una nueva planta en la comuna, lo que representaría una inversión de más de dos mil millones de pesos.

“Hemos estado trabajando desde octubre, exigiendo a la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) que acelere los proyectos que tenían previstos para las comunas. Hemos visto una insuficiencia de este servicio, que no había generado las acciones necesarias comprometidas en el Convenio de Programación. Tenían un 0% de ejecución”, advirtió.

“Una solución definitiva pasa por un recambio de la planta de tratamiento, agregar mejor tecnología, aumentar la capacidad de procesamiento de agua y brindar así un recurso que tenga resolución sanitaria. El cambio de una nueva planta, con más tecnología, con una inversión que sobrepasa los 2 mil millones de pesos, creemos que es la solución que por años se le ha negado a San Pedro”, concluyó Díaz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here