Compleja es la situación en la provincia de Antofagasta, a nivel político y administrativo, ya que hoy se cumplen 18 días sin Gobernador.

Cabe recordar que el pasado 13 de abril, Luis Garrido (UDI) oficializó su renuncia al cargo de Jefe Provincial, en medio de acusaciones de funcionarias de la gobernación que denunciaron maltrato y acoso laboral por parte del personero, además de apuntar al Asesor Jurídico de esa repartición, Carloz González.

Desde ese día, la entidad está a cargo de Francisco Salazar, actual Seremi de Gobierno, quien no ha sido bien evaluado en su desempeño.

La falta de un Gobernador titular preocupa en la provincia, más aún en estos momentos en que se están aplicando las primeras medidas migratorias del Gobierno central, principalmente el inicio de la inscripción para la regularización. Este proceso no ha estado exento de polémica, debido a la descoordinación y desinformación denunciada por las organizaciones migrantes y promigrantes.

Ha trascendido que la falta de nombramiento de un titular en la Gobernación de Antofagasta se debería a la pugna interna en el conglomerado de gobierno Chile Vamos, principalmente en la UDI, que ha exigido mantener el cupo para su colectividad. Algunos medios de comunicación regionales dan cuenta de una pelea de egos en la derecha local, en donde las acusaciones, críticas y dimes y diretes están a la orden del día.

La posibilidad de que una Consejera Regional sea nombrada como Gobernadora, también ha generado preocupación, pues se volvería a cometer el error del inicio del gobierno, en donde todos los gobernadores designados debieron renunciar a sus cargos como Cores, retrasando el inicio de sus funciones.

Los parlamentarios de la zona criticaron duramente la demora en la designación en declaraciones a El Mercurio de Antofagasta, acusando que se trata de una «irresponsabilidad».

«Hay un grado de irresponsabilidad bastante importante. En un contexto tan importante como la reforma migratoria y el proceso de regularización, creemos que el gobernador cumple un rol esencial y que todavía no esté designado es una nueva falta gravísima de esta administración», señaló la diputada Catalina Pérez (RD).

Por su parte, Marcela Hernando (PR) indicó que ya no se puede «seguir sin gobernador, considerando además las prioridades que se han fijado en materia de seguridad pública y los temas de migración, porque el seremi de Gobierno y el intendente tienen que asumir sus propias tareas».

En tanto, el diputado Esteban Velásquez afirmó que «mientras el cuoteo no sea acordado por los partidos, no vamos a tener nunca gobernador. Estos son síntomas de un centralismo que a la regiones las mira con desprecio, sin importar si tienen gobernabilidad».

Finalmente, el parlamentario oficialista José Castro (RN) le bajó el perfil al problema, asegurando que si bien el tema los tiene preocupados, es un problema del nivel central:

«Ya las nóminas de las personas de confianza del intendente y los nombres propuestos por los partidos fueron enviados. Ahora estamos esperando que a nivel central puedan confirmar estos nombres y ver cuál es la persona más idónea», indicó.

Hasta el cierre de esta nota no había novedades sobre esta designación, lo que reafirma el problema de instalación que ha afectado al Gobierno Regional y que pone en entredicho el liderazgo y la capacidad de gestión del Intendente Marco Díaz.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here