La actual legislación califica a los animales como bienes muebles, es por esto que se busca promover la discusión para incluir a estos seres vivos como sujetos de derecho en una nueva carta fundamental.

Previo al plebiscito del 25 de octubre, la organización Derecho y Defensa Animal generó la campaña «Animales en la Constitución», la cual buscaba consagrar el deber del Estado en la protección de los animales, estableciendo como foco de discusión el rol que deberían cumplir dichos seres en una Nueva Constitución.

En la actualidad, la ley no establece a estos seres vivos como sujetos de derechos, sino que los califica como bienes muebles. Ante esto, es que se ve el hecho de redactar una nueva carta fundamental como una posibilidad para restablecer la relación de estos seres vivos con la legislación.

Nueva Constitución

Para la asesora legislativa, Llakiray Diaz, una Nueva Constitución es una oportunidad para replantear la relación del ser humano con los animales en torno a lo jurídico. «Algunos piensan que las raíces jurídicas o la identidad cultural chilena hace difícil avanzar hacia una protección más intensa de los animales, o su reconocimiento como sujetos de derecho y no ‘cosas’, como hoy en día. La verdad es que, a nivel comparado, la discusión ya comenzó. Alemania, por ejemplo, dio rango constitucional a la protección de los animales en 2002», afirmó.

Para Llarikay, quien tiene experiencia en temas animalistas, lo que debe discutirse es una visión integral de la protección animal, ya que «hoy en día está sumamente parcializada entre animales domésticos, animales de ganado y fauna silvestre», argumentando que «todos los animales merecen una protección adecuada».

Además, valoró el trabajo de la organización Derecho y Defensa Animal, sosteniendo que «precisamente pone el foco en comenzar a discutir primero en incluir a los animales en la Constitución, y segundo en ver cuál es el estatuto que empujaremos a que tengan en la ley. Si son sujetos de derechos, seres con sensibilidad u otra, y no meras mercancías u objetos con una protección penal especial».

Órganos públicos

Una de las medidas que se propone para que se garanticen los derechos de los animales es que el Estado deba hacerse cargo a través de los órganos públicos, a lo que Llakiray Díaz manifiesta que es una discusión que puede darse en la Convención Constitucional. «No veo que no pudiera darse esta discusión, tanto como principio de protección, como concretamente operando esa protección en un órgano específico, como las municipalidades. Además de esto, otorgando las atribuciones y recursos que sean necesarios», precisó.

Para Nicolás Quinteros, estudiante de fonoaudiología y generador de conciencia en torno a los derechos de los animales no humanos, es el Estado quien debe encargarse y garantizar el cuidado de los animales. «La Nueva Constitución debe garantizar los derechos de los animales, no como algo que es parte del entorno, sino como un individuo. Esto debe realizarlo el Estado a través de los órganos públicos para encargarse y garantizar sus cuidados», recalcó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here