Amnistía Internacional entregó un lapidario informe con las conclusiones de su reciente trabajo de investigación en varias ciudades del país, tras el inicio de las masivas manifestaciones.

Según reveló la investigadora española Pilar San Martín, pudieron constatar una serie de violaciones a los Derechos Humanos en el mes de protestas y exigen que los altos mandos involucrados en estos hechos sean juzgados. Asimismo, desde el organismo confirmaron que existe evidencia gráfica de estos atropellos y abusos.

«La intención de las fuerzas de seguridad es clara: dañar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes», detalló.

«En vez de tomar medidas encaminadas a frenar la gravísima crisis de Derechos Humanos, las autoridades bajo el mando del Presidente Sebastián Piñera han sostenido su política de castigo durante más de un mes, generando que más personas se sumen al abrumador número de víctimas que sigue aumentando cada día», agrega el informe.

La investigación además reveló que «se ha utilizado armamento militar y algunas veces de forma indiscriminada» durante las manifestaciones, dejando un saldo de al menos cinco personas muertas a manos de agentes del Estado, más de 2.300 lesionadas, de las cuales 1.400 han sido heridas por armas de fuego. Hay 220 con trauma ocular severo. Sumado a esto, la Fiscalía ha registrado más de 1.100 denuncias por tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes, además de, al menos, 70 delitos de carácter sexual cometidos por agentes de seguridad.

«Hay un uso generalizado, por parte de Carabineros, de escopetas con munición potencialmente letal. Ha sido una de las principales herramientas para dispersar movilizaciones. Se ha disparado de forma indiscriminada», precisó Pilar San Martín.

Además de los traumas oculares por disparos de perdigones, la investigadora de Amnistía Internacional informó que hay casos en que se ha lanzado lacrimógenas directamente a la cara de las personas o ha habido graves lesiones producto de golpizas.

«Uno de estos casos es el de un hombre que se estaba manifestando en la plaza Ñuñoa con una sartén y una cuchara y fue abordado por 12 Crabineros que lo golpearon tan salvajemente que ha perdido la visión en un ojo, le rompieron tres costillas con resultado de neumotorax (perforación de pulmón), le fracturaron la nariz, tuvo una luxación en el hombro y ayer tuvo que volver a ingresar al hospital por complicaciones en un pulmón debido a las lesiones», denunció la investigadora.

Ante los números obtenidos, la entidad hace un llamado a las autoridades a tomar las siguientes medidas:

– Cesar la represión de manera urgente, dando órdenes precisas a las fuerzas de seguridad para restringir el uso de la fuerza en línea con los estándares internacionales que rigen la materia.

– Los órganos de justicia deben investigar las responsabilidades de mando en las violaciones y crímenes de derecho internacional cometidos en el contexto de esta crisis a manos del ejército y carabineros.

– Se hace urgente una re formulación profunda y seria de la institución de Carabineros de Chile, con el objetivo de garantizar el respeto de los derechos humanos en cada una de sus intervenciones.

– Asimismo, solicitamos a las autoridades que aseguren que las demandas de la población sean atendidas al tiempo que se generan reformas de orden legislativo y de política pública.

– Exige a las autoridades el cese definitivo de la represión, además de asegurar la investigación de las responsabilidades respecto de las graves violaciones de derechos humanos cometidos en el marco de las manifestaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here