La Agrupación por la Memoria Histórica Providencia de Antofagasta, se pronunció en relación a la crisis política que vive actualmente Venezuela, lo que ha motivado incluso la amenaza de una intervención militar por parte de Estados Unidos.

La organización local es clara en señalar que «podemos estar a favor o en contra del actual gobierno venezolano», pero de allí «a participar y enardecer los ánimos para provocar un cambio violento y golpista, significa involucrarse directamente en un conflicto donde aparece claramente el interés norteamericano y su política expansionista».

A continuación la declaración en extenso:

Contra la intromisión y desestabilización en Venezuela

Nuestra agrupación se constituye por la Memoria Histórica y las graves violaciones a los derechos humanos cometidas en el edificio contiguo a la Iglesia Providencia en Antofagasta, hoy reconocido como uno de los 42 lugares de detención y tortura en nuestra ciudad y región. Declarado monumento histórico y sitio de memoria.

Conocemos muy de cerca el actuar del Estado Chileno y el uso de la violencia en un momento determinado de la historia reciente que abarca 1973-1990. En nuestro último encuentro interno acrecentamos nuestra postura de abogar y luchar permanentemente por el cese de las violaciones a los Derechos Humanos en Chile y la tortura en todas sus formas y expresiones, las que siguen imperando aún en plena democracia.

Hemos sido críticos y lo seguiremos siendo cuando se trate de acallar las voces silenciadas por métodos represivos o por el ocultamiento de la verdad y la falta de justicia frente a crímenes y torturas feroces que han ocurrido en el pasado reciente y otros hechos muy recientes, que han afectado al pueblo mapuche, a dirigentes sindicales y sociales asesinadxs, otros que se cometen contra las mujeres, lesbianas, homosexuales o habitantes de distintas nacionalidades y que provocan nuestro rechazo profundo.

Nuestro accionar es persuasivo y franco. Por tanto, nos llama poderosamente la atención que el gobierno actual y una parte del aparato estatal se ha ido involucrando considerablemente en el desarrollo de un conflicto fuera de nuestras fronteras y que afecta claramente la soberanía de otro país. Nunca ha prescrito el derecho de un país o pueblo a su propia determinación y la libre elección de su propio orden social y forma de gobierno y por tanto debe respetarse esa característica primordial.

Cuando se produce el Golpe de Estado en Chile, también se activan factores subjetivos como fueron las campañas de desinformación y alarma en la población local que terminan con un inexistente plan zeta de justificación para cometer atrocidades. El paro de los camioneros y de comerciantes inescrupulosos generaron un cuadro de inestabilidad objetiva que hoy se reconoce. Lo mismo la injerencia de la CIA norteamericana en nuestro país que financió a partidos políticos y grupos sociales enardecidos y la formación de oficiales golpistas y obsecuentes.

Podemos estar a favor o en contra del actual gobierno Venezolano en el marco de la agudización que viven y que son provocados por hechos internos y externos, pero de allí a participar y enardecer los ánimos para provocar un cambio violento y golpista, significa involucrarse directamente en un conflicto donde aparece claramente el interés norteamericano y su política expansionista como uno de los motores de esta confabulación.

Si el gobierno del Presidente Piñera declara actuar por razones humanitarias y pro derechos humanos, debe actuar en consecuencia y resolver los múltiples conflictos que padece nuestro propio país frente a las catástrofes naturales o en otro orden de cosas que lo afectan cotidianamente, como son las problemáticas de salud, vivienda y educación de calidad. El termino de las zonas de sacrificio, la carencia dramática de agua, la cesantía y carestía de la vida que golpea a los más pobres e indefensos. Poner fin al contrato laboral precario que impide a miles de trabajadoras y trabajadores tener una justa remuneración y estabilidad laboral.

Lo mismo sucede con los pensionados y pensionadas afectadxs por una vejez que roza con la miseria. Cada vez son más las personas de la tercera edad que deciden suicidarse frente a la indiferencia de su dramática situación. El aumento alarmante de personas sin hogar que viven en las calles es un panorama habitual en las grandes ciudades. La situación que afecta a las mujeres de nuestro país las coloca en una tensión compleja y dramática. Aumentan los femicidios y las agresiones de todo tipo.

Nuestro país debe adoptar una postura similar a la de México y Uruguay que convocan a un diálogo y entendimiento efectivo para buscar soluciones definitivas a este largo conflicto interno de Venezuela. Otro camino es propiciar un cruento Golpe de Estado o una guerra indeseada que afectaría a toda nuestra América. Somos países que estamos unidos por una historia y cultura enriquecedora y provista de grandes desigualdades sociales y económicas que deben terminarse.

Agrupación Por la Memoria Histórica Providencia Antofagasta


20 de febrero 2019

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here