La agrupación por la memoria histórica Providencia de Antofagasta, emitió un comunicado público para referirse a la instalación en la región de La Araucanía de un comando especial de Carabineros, denominado Jungla, que se encargará de combatir hechos de violencia que se han producido en la zona en el último tiempo.

Esta medida, anunciada por el presidente Piñera, quien personalmente visitó la zona y presentó a los efectivos policiales que integrarán este grupo especial de la policía uniformada y el equipamiento militar que utilizarán, ha recibido críticas desde diversas organizaciones sociales.

«La instalación en La Araucanía del comando Jungla de Carabineros de Chile, es recordar con argumentos parecidos cuando en el pasado reciente los mismos actores y sectores políticos decretan el funcionamiento de la DINA y posterior CNI, salvaguardando las posibles diferencias que pueden existir en el modo de operar y el ropaje actual con que se viste el modelo económico, político e institucional fundado con el golpe de estado de 1973», indican desde la organización de Derechos Humanos de Antofagasta.

«Este grupo político militar de Carabineros es la misma lógica del pasado que se ha condenado por sus crímenes, pero que vuelve a reaparecer sin miramientos dentro de un contexto y conflicto no resuelto por la vía del entendimiento», agregan.

En opinión de la agrupación antofagastina, «queda demostrado nuevamente que el Estado Chileno actúa en concordancia con la presión que ejerce la derecha y grupos económicos y no tiene ningún interés y ninguna capacidad política de resolver este conflicto de otra manera que no sea ejerciendo una violencia feroz y criminal».

«Nuevamente volveremos asistir al desarrollo de una política de exterminio apoyado en los medios de comunicación de masas. Por estos días la gran mayoría ha difundido con gran entusiasmo la aparición de este grupo operativo. Se reeditará en Chile una versión sofisticada con los mismos argumentos que existieron en un pasado reciente para justificar asesinatos y desapariciones. Hace poco se descubre que gran parte de los montajes son atribuidos a operaciones de inteligencia de Carabineros y PDI, demostrando un riesgo inminente a que cualquier ciudadano sea acusado con pruebas falsas», añaden.

Desde la organización recuerdan que «este comando es la continuación y perfeccionamiento de una política represiva que se venía observando y ejecutando en el gobierno anterior de la Nueva Mayoría, lo cual revela concomitancia e intereses afines, cuando se trata de golpear a los pueblos ancestrales».

«Los organismos internacionales y organizaciones sociales al interior del país han apoyado consecuentemente las demandas históricas del pueblo mapuche. Se ha buscado a lo largo del tiempo de distintas maneras lograr que sus planteamientos sean escuchados y resueltos. Pero ya sabemos, el territorio ancestral ha sido ocupado y devastado por las empresas forestales e hidroeléctricas con el aval del Estado chileno. Hoy el Walmapu resiste a ese exterminio», agregan.

La Providencia afirma que «desde nuestra ubicación geográfica en el norte del país apoyamos la lucha del pueblo mapuche y condenamos enérgicamente este desplazamiento de tropas regulares preparadas en territorio colombiano con el beneplácito y las buenas relaciones con el gobierno derechista de ese país».

«Llamamos a las organizaciones sociales y políticas a repudiar esta política agresiva. Un especial llamado de alerta a las organizaciones de Derechos Humanos, al INDH a parlamentarios de la comisión de Derechos Humanos y organismos internacionales», concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here