El centro de la ciudad, así como el Balneario Municipal, fueron los lugares más concurridos durante los primeros dos días de la «Fase 2» en la comuna.

A dos días de que las comunas de Antofagasta y Mejillones avanzaran a la «Fase 2 de Transición» del «Plan Paso a Paso», distintas fueron las postales que se pudieron apreciar los días 28 y 29 de septiembre, tras la reapertura al público de distintas casas comerciales y la vuelta del comercio ambulante de forma normal.

Mientras que parte de los antofagastinos eligieron el sector de la costanera como forma de dar la bienvenida a esta nueva etapa, el sector centro generó preocupación, tanto en la población como en las mismas autoridades, cursando ocho prohibiciones de funcionamiento a locales comerciales y 13 sumarios sanitarios hasta la fecha.

Diversas autoridades realizaron un recorrido para fiscalizar el cumplimiento de las medidas sanitarias en el marco de la pandemia de Covid-19, dejando con prohibición de funcionamiento a locales comerciales especializados en la venta de celulares del recinto «Caracol», un casino, una suelería, Eddus de calle Prat y la multitienda Johnson, debido al incumplimiento del aforo máximo dentro de los recintos o el atochamiento y la falta de distancia en las zonas de entradas. En tanto, Corona, si bien se le otorgó la prohibición de funcionamiento el lunes 28, al día siguiente se concretó el levantamiento de la medida debido a la subsanación de las irregularidades encontradas.

Asimismo, la seremi de Salud, Rossana Diaz, lamentó la aglomeración de los antofagastinos al acercarse a lugares como el Mall Plaza Antofagasta y al centro de la ciudad para acceder a productos que no son de primera necesidad, como ropa y zapatos. Además, a tiendas como ABCdin y Tricot, al igual que AFP Plan Vital, se les aplicaron sumarios sanitarios.

En tanto, en el sector del Balneario Municipal, transeúntes denunciaron por medio de redes sociales la basura y comida acumulada de estos días sin cuarentena, correspondientes a locales de comida rápida y almacenes aledaños al lugar, que desde el lunes abrieron nuevamente sus puertas.

La realidad en la cuarentena

En tanto, trabajadores de espacios que siguieron funcionando durante la cuarentena de 97 días, indican que lo ocurrido en calle Prat no es nada fuera de lo común. «El centro siempre estuvo lleno de gente, las primeras semanas de cuarentena sí había poca concurrencia y ya pasando al segundo mes se dejó de mostrar la diferencia», explicó Silvana, trabajadora de una farmacia del centro de Antofagasta.

«Estamos controlando los aforos, el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social. Si manejamos bien esas tres, es posible que sigamos avanzando a etapas más avanzadas del plan Paso a Paso», concluyó la autoridad sanitaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here