Sigue la polémica entre el Gobierno Regional y la Municipalidad de Antofagasta, luego de que la Seremi de Salud emitiera una resolución para el cierre del Vertedero de La Chimba y la negativa por parte del municipio para acatar dicho dictamen.

El Intendente Marco Díaz, tras una reunión de trabajo con la presencia de los seremis de Gobierno, Obras Públicas, Minvu, Medio Ambiente, Trabajo, Salud y el equipo jurídico de este último, manifestó que ven «con mucha preocupación que una autoridad, por más que sea subrogante (alcalde), estando en ejercicio de sus funciones, llame a desobedecer o se jacte a través de los medios de que no va a atender las resoluciones que emanan de órganos de competencia legal».

«En un estado de derecho cuando se impone esta autoridad, esta se cumple y todo esto no debería ser parte de la discusión local, pero como esto no ha sido así, hemos discutido cuál es el mejor contexto para llevar este proceso de no ingreso de camiones del vertedero de La Chimba», indicó la autoridad regional.

«Porque en esto quiero ser sumamente enfático nuevamente: llegó el momento de ponerle un alto al vertedero, que no opere más y que se dispongan los residuos domiciliarios en un lugar que tenga autorización sanitaria para poder recibirlos, autorizaciones en funcionamiento. Entendemos que el relleno ‘Chaqueta Blanca’ cumpliría con ese propósito», agregó.

El Intendente adelantó que este martes 22 de enero la Seremi de Salud realizará una fiscalización en terreno, advirtiendo que el municipio arriesga el inicio de un sumario y la aplicación de multas que van desde las 1.000 a las 2.000 UTM en caso de reincidencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here