Foto: Agencia UNO

El miércoles 17 de octubre el gobierno del presidente Piñera presentó el denominado “Plan Humanitario de Regreso Ordenado”, que busca que migrantes de origen haitiano que se encuentren en Chile de manera regular o irregular, puedan volver a su país natal.

Según informa Radio Bio Bio, la medida está orientada a individuos o familias que desean regresar de manera «voluntaria» a la isla, por razones familiares o económicas. Para ello se dispondrá de aviones de la Fuerza Aérea.

El plan ha recibido duras críticas tanto por parte de la comunidad migrante como de la oposición, puesto que una de las medidas es la prohibición de retornar a Chile durante 9 años, lo que resulta discriminatorio.

Además, aquellos migrantes que tienen cónyuge, conviviente civil o hijos, deberán viajar como grupo familiar, sin la opción de salir individualmente de Chile.

Desde diversos sectores incluso se habla de deportaciones encubiertas y de racismo.

El vocero de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Rodolfo Noriega, acusó que se trata de una “deportación encubierta”. Por su parte, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, aseguró que el programa “no tiene que ver con una sanción, sino que tiene que ver con el sentimiento voluntario, por eso se firma un documento notarial respecto de renunciar a viajar a Chile en ese período de nueve años”.

El vocero del Servicio Jesuita a Migrantes, Pablo Valenzuela, manifestó en declaraciones al diario La Tercera que la medida “levanta la sospecha del racismo y no se ven políticas públicas que promuevan la integración. Esto busca un retorno que supuestamente es humanitario, pero que en los hechos lo que hace es deshacerse del problema”.

Llama la atención que el gobierno ha tomado medidas especiales sólo para un grupo específico de migrantes, en este caso las personas que han arribado desde Haití.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here