¿Por qué conmemoramos el Día del Orgullo este 28 de junio?

El Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+ se conmemora mundialmente cada 28 de junio en recuerdo de los disturbios de Stonewall de 1969 en Nueva York, para reafirmar el sentimiento de orgullo sobre las orientaciones sexuales e identidades de género tradicionalmente marginadas y reprimidas.

La Revuelta de Stonewall consistió en una serie de manifestaciones en protesta contra una redada policial que tuvo lugar la madrugada del 28 de junio de 1969 en el pub conocido como Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village.​

Durante las décadas de 1950 y 1960, las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales estadounidenses debían enfrentarse a un sistema legal hostil con las personas LGBT.​ Y los últimos años de la década de 1960 fueron especialmente turbulentos.

Eran pocos los establecimientos que acogían a personas abiertamente homosexuales durante esa época y los que sí lo hacían eran generalmente bares. El Stonewall Inn, en aquella época, era propiedad de la mafia. Servía a gran variedad de clientes, pero era conocido por ser popular entre las personas más marginadas de la comunidad: transexuales, drag queens y distintos miembros de la comunidad LGBTIQ+.

Las redadas policiales en esos bares eran algo rutinario durante la década de 1960, pero los agentes de policía perdieron repentinamente el control de la situación en el Stonewall Inn y atrajeron a una muchedumbre, provocando que se rebelasen. La tensión entre la policía de Nueva York y las personas de la comunidad LGBTIQ+ residentes de Greenwich Village produjo más protestas la siguiente tarde, y sucesivamente varias noches después.

En cuestión de semanas, los residentes del Village rápidamente se organizaron en grupos de activistas para concentrar esfuerzos en aras de establecer lugares para que gays y lesbianas pudieran manifestar abiertamente su orientación sexual sin miedo a ser arrestados.

En esta revuelta tuvo un rol importante la activista y disidente sexual Marsha P. Johnson, quien ha inspirado entrevistas, documentales y distintas publicaciones que reconocen su papel en el avance de los derechos de la diversidad sexual.

Tras los disturbios de Stonewall, la comunidad de la diversidad sexual de Nueva York hizo frente a obstáculos de índole generacional, de clase y de género para formar una comunidad cohesionada. A los seis meses se habían creado diversas organizaciones de activistas en la zona, con el objeto de realizar protestas y además se fundaron tres periódicos para promover los derechos de la comunidad.

Estos incidentes son generalmente reconocidos como el catalizador del movimiento moderno pro-derechos LGBT en Estados Unidos y en todo el mundo.

La noción básica del «orgullo LGTB» reside en que ninguna persona debe avergonzarse de lo que es, sea cual sea su orientación sexual o su identidad de género. Surge como una respuesta política hacia distintos mecanismos que el sistema tradicionalista utiliza contra quienes se «desvían» de la heteronormatividad: la vergüenza, la exclusión y las agresiones físicas que pueden llegar hasta la muerte de la víctima.

Desde un punto de vista lingüístico, el término «orgullo» designa ‘el amor propio o la estima que cada persona tiene de sí misma como merecedora de respeto o consideración’.​ Esta definición transmite la idea de una dignidad intrínseca que todo ser humano posee y que no debe verse afectada por por su orientación sexual ni por su identidad de género.

Si bien en nuestro país hemos tenido avances significativos para la comunidad LGBTIQ+, como la Ley de Identidad de Género y el Matrimonio Igualitario, aún hay mucho que avanzar para impedir que los discursos de odio se transformen en discriminación, agresiones y asesinatos.

Hoy martes 28 de junio, a partir de las 18 horas, en Antofagasta se conmemorará el Día del Orgullo con un acto artístico frente a la plaza Colón. Desde ya les invitamos a participar.

Related Post