Mulán: Una historia digna para una nueva generación

Sin duda alguna Mulán, en su versión live action, era una apuesta total de Disney para este año, después de varios fracasos en taquilla y películas de la misma línea, como “Dumbo” (2019) de Tim Burton y “El Rey León” (2019), que no convencieron al público y a los críticos de cine. El rayo de esperanza vino con el estreno de “Aladdín” (2019), que de la mano del carismático Will Smith logró esa magia especial que caracteriza a Disney. Ahora era el momento de capitalizar esto con “Mulán”, dirigida por Niki Caro. Película que producto de la pandemia tuvo que prescindir su estreno en cines y solo pudo llegar por su plataforma de streaming Disney Plus para Estados Unidos.

Hay que dejar en claro que, aunque la historia de Mulán es mayormente conocida por su versión animada, existen muchas otras versiones con grandes diferencias entre cada una esta no es la excepción. Ahora tenemos una historia original, inspirada en la leyenda de Fa Mulán y que presenta cambios importantes respecto a la estrenada en la década de los 90’s, sacando de órbita elementos como lo musical, su fiel amigo “Mushu” y eliminando el romanticismo, algo que no se extraña para nada.

Esta nueva aventura es totalmente acorde a la sociedad moderna en la que vivimos, no solo por poner a una mujer como personaje principal, duro y valiente, sino también porque nos habla sobre nuestra identidad y de la libertad de expresar quienes somos. Jugando con el drama y la comedia, esta cinta toma todo su tiempo para desarrollarse, agregando conceptos de la sabiduría oriental como la lealtad, valentía y verdad.

Las actuaciones son correctas, se sostiene bastante bien la figura de la actriz Liu Yifei que desde el primer momento toma su rol protagónico. Junto a ella está su compañera de reparto Gong Li, en un personaje eje en la historia y con una historia igual de interesante que la de nuestra protagonista. Ambas son acompañadas por Donnie Yen, interpretando al rudo comandante Tung y finalmente el gran Jet Li como el emperador de China, en un rol secundario, pero que sin duda demuestra su versatilidad actoral.

Por otra parte, las escenas de acción funcionan del todo, son entretenidas y dinámicas, utilizando el mítico tipo de peleas con saltos en el aire que desde siempre hemos visto en las películas clásicas de acción orientales. Quizás el punto negativo lo encontramos en el montaje, ya que en algunos momentos vemos que faltan partes de acciones, por ejemplo, en una de las ocasiones importantes vemos a uno de los personajes que parte en caballo y a la siguiente toma lo encontramos escondido detrás de unos cerros, faltando el tramo hasta ese punto. Y esto es algo que se resiente en la narración.

Un punto totalmente atractivo es el nivel de la fotografía en esta cinta a cargo de Mandy Walker, con parajes naturales hermosos y un trabajo de cámara totalmente destacable, ya sea por Mulán cabalgando por verdes prados o subiendo por escaleras con un plano totalmente simétrico, algo totalmente satisfactorio para el espectador.

En conclusión, “Mulán” es de la línea de películas live action más sólidas que ha lanzado Disney durante el último tiempo, con un relato moderno, interesante y totalmente atractivo para una nueva generación. Es una lástima que no podamos apreciarla en la pantalla grande, para ya sea deslumbrarnos con la fotografía o conocer este nuevo relato, poderoso y avasallador, de una mujer contra un imperio y una cultura completa.

By Daniel Gatica

Daniel Gatica es periodista y reside actualmente en Antofagasta.

Related Post